fbpx
planta del dinero que ha crecido gracias a la inversión

categoría

INVERSIÓN

¡Hola Bienvenido a la categoría de inversión! Aquí encontrarás una mega guía sobre cómo y dónde invertir dinero de forma segura en 2022. Además podrás navegar a las subcategorías de: Invertir en Bolsa e Inversión Alternativa

Ir directamente a las subcategorías:

Inversiones Alternativas


Dónde invertir dinero y cómo hacerlo de forma segura en 2022

En la actualidad, la mayoría de los productos de ahorro que son comunes a las personas, te hacen perder dinero. La inflación y los impuestos los convierten en una mala opción. Pero… ¿Cómo rentabilizar mi dinero? ¿Qué puedo hacer para que no pierda valor?

La mayoría de los que nos preocupamos por el valor de nuestro dinero, nos vemos empujados a otros instrumentos de inversión, que en la mayoría de los casos, no conocemos en lo absoluto.

Y esto hace que no se evalúen los riesgos correctamente, cayendo en malos movimientos, incumplimientos de plazos e incluso en estafas. Es por ello, que el intentar rentabilizar tu dinero, se convierta en una odisea.

Las cuentas de ahorro ya no son una opción

Las tasas de interés pagadas por los bancos por las cuentas de ahorro en la actualidad, son realmente muy bajas. A esto, debes agregarle una galopante inflación, que aniquila todo valor que pueda haber adquirido tu dinero.

Cualquier persona que quiera ahorrar, se dará cuenta de esto, y ya no verá a las cuentas de ahorro como se veían en el pasado. Ya no son una opción. Tu dinero cada día vale menos, y la cuenta de ahorro no te iguala esa pérdida.

Sin embargo, una cuenta de ahorro es un gran instrumento para lo que llamamos "Fondos de emergencia”.

Un fondo de emergencia es aquel que debes tener para alguna eventualidad, algún tipo de gasto extraordinario, no planificado, o como su nombre lo indica, una emergencia. Por lo general, los fondos deben ser el equivalente entre 3 y 6 meses de tus ingresos, y deben estar disponibles para ti en cualquier momento.

Una cuenta de ahorro sería perfecta para esto, ya que no es un dinero el cual tengas para invertir. Además, estamos hablando de un monto menor, en el que la diferencia entre la tasa y la inflación, la puedes sopesar a cambio de la liquidez.

Además, te puede servir para reunir dinero para gastos adicionales, como por ejemplo un viaje familiar en vacaciones, o la consola de juegos que tanto añoras para la familia.

Así que, no todo está perdido para las cuentas de ahorro, aunque, como instrumento de inversión rentable, se han quedado fuera de carrera.

Cambia tus hábitos

Si todavía crees que esta problemática de pérdida de poder adquisitivo es puntual o pasajero, estás equivocado. Muy equivocado. Y es que, esa pérdida de adquisición que tiene el dinero, seguirá en el tiempo. Incluso muchos dicen que se agravará con los años.

Así que, lo primero que debes hacer, es cambiar de mentalidad. Convéncete que no ganarás dinero, si no arriesgas. El valor de los activos se pierde, y no existe instrumento que te haga ganar dinero de manera segura para sopesar eso.

La opción que tienes es arriesgar. En mayor o menor medida, pero riesgo al fin y al cabo. Y otro punto importante a saber: a corto plazo, será complicado tener una tasa de retorno decente. Ten en cuenta esto.

La buena noticia, es que esta información ha empezado a calar en la población, y se ha visto mayor actividad de las personas comunes, en instrumentos de inversión que no son los convencionales. La preocupación de asegurar una jubilación decente, conlleva a tomar medidas desde ya.

Por eso, te vamos a dar varias alternativas de inversión que te ayudarán a rentabilizar tu dinero.

Diversifica tu inversión

Ya tomada la decisión de invertir tu dinero, viene otro punto a resolver. La diversificación de la inversión. Muchas personas optan por invertir todo su dinero en un solo instrumento, una única inversión.

Esto realmente no es tan malo, pero no es recomendable. Y es que, no puedes poner todos tus huevos en una sola canasta, con el riesgo que se rompa. Es preferible dividir tu capital y realizar varias inversiones pequeñas, diferentes unas de otras.

Por ejemplo, puedes invertir una parte en fondos indexados, otra parte en opciones financieras, otra en renta variable, y otra en bonos del tesoro. Así el riesgo de pérdida es mucho menor, ya que la única manera que pierdas todo tu dinero, es que se caigan todas estas herramientas, algo bastante improbable.

Y si tienes un poco de conocimiento sobre el tema, sabrás que no tendrás el mismo rendimiento en todas, ya que existen unas más riesgosas que otras. La diversificación de tu inversión te dará un nivel de riesgo, acorde a tu perfil de inversor. Pero ¿Qué es el Perfil de Inversor?

El Perfil de Inversor es la unión de todas tus características financieras. Si eres una persona que le gusta asumir riesgos, en pro de mayores dividendos, tendrás un perfil de inversor agresivo. Si en cambio, prefieres ganar poco pero con menos riesgo, eres de perfil conservador.

Y tu perfil de inversor influirá en la creación de tu cartera de inversión y de cómo la diversificas. Si eres de perfil agresivo puedes formar una cartera con un porcentaje alto de renta variable. Si eres conservador, el mayor porcentaje estará en instrumentos de renta fija, por ejemplo.

Sea cual sea tu perfil, el objetivo es que tu inversión esté diversificada. La diversificación de la inversión es recomendada para todos los perfiles, todas las edades y para cualquier inversor.

Tómate el tiempo para conocer y entender los sectores que te interesan para invertir, y así puedas evaluar su nivel de rentabilidad y riesgo. Aquí, el conocimiento es clave.

Alternativas para rentabilizar tu dinero

Teniendo claro los puntos que te hemos mostrado arriba, comencemos con algunas opciones que te pueden servir para rentabilizar tu dinero.

Seguros de Vida

Hasta hace poco, las inversiones en Seguros de Vida estaban destinadas a la seguridad de tus hijos. O eso pensábamos. En la actualidad, los seguros de vida ofrecen una forma de inversión muy atractiva, incluso mejor que los planes de pensión convencionales.

Algunas de estas herramientas, tienen garantizado el rendimiento, (ideal para conservadores), mientras que otras son de rendimiento variable, (ideal para los arriesgados).

Otra característica clave de este tipo de instrumentos, es su baja liquidez y los plazos largos. Por lo general, no podrás disponer de tu dinero hasta 10 o 15 años desde el inicio de la inversión.

La ventaja de estos seguros de vida, es su buen rendimiento a largo plazo, y que están exentos de impuestos, algo no menos importante.

Para tomar los seguros de vida como una inversión, debes estar seguro que no necesitarás ese dinero por mucho tiempo. Respetando el largo plazo, verás el rendimiento que quieres y tendrás mayores ventajas fiscales.

El seguro de vida se beneficia de ventajas fiscales ya que no está sujeto a retención en origen, siempre que el contrato se mantenga a largo plazo. Además, tampoco está sujeto a los impuestos a las transacciones bursátiles, ni al impuesto a las cuentas de valores.

Nuestra recomendación para los seguros de vida, es que conozcas al detalle el tipo de seguro de vida que quieres contratar. Existen de varios tipos, algunos más rentables que otros, pero más riesgosos, por lo que, debes evaluar bien antes de tomar una decisión.

Bonos de alto rendimiento

En la actualidad, los bonos de alto rendimiento parecen ser una buena opción. Odiados por muchos, y evitados por otros, los bonos de alto rendimiento son emitidos por empresas o países con calificación baja de mercado, porque tienen mayor riesgo de impago.

Y sin embargo, tienen un rendimiento muy alto en comparación a los bonos de calificación alta. Y esto se debe, a que deben ofrecer intereses atractivos para atraer compradores.

Los bonos de alto rendimiento son de mayor riesgo, como lo puedes inferir. Son instrumentos ideales para inversores agresivos, aunque, igual debe valorar correctamente en cuál invertir.

En este punto, es bueno que sepas, la cantidad de beneficios que ha dado ese valor en el transcurso del año en curso, para que tengas una idea de la situación financiera de la empresa. Además, el volumen de negociaciones de esa acción y las condiciones del mercado global, también te pueden ayudar.

Por ejemplo, con el tema de la pandemia mundial, algunas aerolíneas y empresas de transporte marítimo han colocado cupones atractivos con altos intereses. El riesgo es alto, porque la pandemia aún no ha cesado, y puede haber impagos por la reducción de las actividades.

Al final, la decisión sería tuya, pero siempre conociendo los riesgos. Si decides invertir en este tipo de cupones por su alta rentabilidad, que no sea todo tu dinero.

Las acciones directas

El mercado de valores es muy atractivo para los pequeños inversores. Todos sueñan con conseguir su mina de oro y convertirse en un gran inversor. Pero esto está alejado de la realidad.

El mercado de compra y venta de acciones directas, no está exento de riesgos, así que, podrás ahorrar y rentabilizar tu dinero, pero también tienes la probabilidad de perderlo todo. Y esto debes tenerlo en cuenta.

Los tiempos de compra y venta de una acción, son cruciales. Y para estimar correctamente estos tiempos, debes conocer muy bien el entorno financiero y el comportamiento histórico de esas acciones.

No todos los inversores realizarán los mismos movimientos, ya que cada uno tendrá sus propias estimaciones y sus propios objetivos. La bolsa es un ecosistema que no es para todo el mundo. Implica mucho análisis, estudio y trabajo sostenido.

La recomendación principal, es que antes de invertir, te informes de absolutamente todo de la acción que quieres comprar. Evaluar su riesgo, su histórico, su futuro, los tiempos más convenientes, etc.

El legendario Warren Buffet ha hecho gran parte de su dinero, con la compra y venta de acciones. Y entre sus recomendaciones está el de hacerse de acciones de calidad en el tiempo, jugar con el largo plazo y comprar en el momento indicado, cuando las acciones están bajas.

Para la mayoría de nosotros, que no tenemos el nivel de conocimiento y la experiencia necesaria, nos conviene trabajar con un trader experimentado que funja como asesor, que te guie a medida que vas adquiriendo experiencia.

Algunos sitios de internet ofrecen cuentas virtuales con las que puedes practicar tus habilidades financieras sin arriesgar dinero real. Esto es una muy buena opción de aprendizaje.

Al tener un riesgo mucho mayor que los instrumentos de renta fija, lo ideal es que, si decides que sea parte de tu cartera, que no sea su totalidad. Lo importante es no perder dinero, y la diversificación te ayudaría.

Las acciones son una opción de inversión conveniente si no te importa la volatilidad y las fluctuaciones de los precios del mercado.

El Mercado Inmobiliario

El sector inmobiliario en Europa ha tenido grandes altibajos, pero sigue siendo una excelente opción de ahorro e inversión. En España, tenemos un sector inmobiliario muy fuerte, que ha mantenido números respetables, a pesar de la pandemia.

Sin embargo, siendo un sector fuerte de nuestra economía, también tiene especuladores, y si estás buscando una propiedad para compra directa, debes tener mucho cuidado.

Lo de la compra directa de una propiedad, se la dejaremos a personas de capital importante. Si tienes ese capital, hacerte de una propiedad es una gran inversión, ya que tendrás beneficios por partida doble.

Recibirás beneficios por su alquiler, a la vez que la propiedad se valoriza con el tiempo. Solo debes tomar en cuenta, las condiciones del inmueble y su lugar de ubicación. Y en eso te pueden ayudar asesores del sector.

La mejor alternativa sigue siendo gestionar tú mismo tu actividad, mientras recibes el asesoramiento de profesionales especializados. En este sector en particular, debes seguir siendo el único que toma las decisiones sobre cómo administras tus fondos.

Si las propiedades cumplen con las expectativas de las personas sujetas a altos impuestos, las ventajas económicas serán menores para otros perfiles. En la mayoría de los casos, los productos viejos pueden ser más atractivos, ya que a medida que pasa el tiempo, el mercado antiguo se muestra prometedor y te ofrece productos menos costosos.

En la actualidad, la inversión inmobiliaria forma parte de las inversiones autofinanciadas. La gestión de tu inversión te permitirá cubrir los gastos relacionados con financiación, mantenimiento e impuestos.

Incluso te permite obtener un beneficio importante, que puedes utilizar para seguir invirtiendo.

Para los que no tienen el capital suficiente para hacerse de una propiedad, está la opción de los REIT. Los REIT son fondos de inversión inmobiliaria, que tienen un rendimiento muy atractivo, y que se comportan como acciones de renta variable.

Solo debes buscar los REIT indicados, ya que, al igual que el mercado de acciones, podrás conseguir REIT de baja calidad y de alta calidad. Las inversiones en el sector inmobiliario se caracterizan por ser de largo plazo, para poder tener un buen rendimiento.

A manera global, este sector tiene un rendimiento aproximado del 12% anual, algo muy atractivo. La asistencia de un asesor será útil si tienes conocimientos básicos.

El Crowdfunding

La inversión también la puedes hacer en soluciones más innovadoras y actualizadas. Este es el caso de la opción “Crowdfunding”. En el Crowdfunding invertirás tu dinero en pequeñas y medianas empresas que necesitan capital para sus proyectos.

Por lo general, el Crowdfunding en España, se relaciona con el sector inmobiliario. La inversión la realizas a través de una plataforma en internet, y en la cual, el sector bancario no participa.

El Crowdfunding es muy parecido a un préstamo directo. Los riesgos son altos, ya que puedes perder tu dinero por impago, pero los rendimientos son muy buenos. Te recomendamos que solo lo hagas en sitios de confianza, con un prestatario reconocido del sector y que tenga morosidad cero.

Toda esta información la puedes ver en la misma plataforma.

El Crowdfunding aunque relativamente nuevo y poco conocido, está ganando espacios en los inversores y se está convirtiendo en una buena opción. La financiación de esta manera tiene una buena rentabilidad, y no es necesario un gran capital para participar.

Incluso, puedes entrar con solo 50 euros. Pero como ya te lo hemos recomendado, debes conocer y analizar todo lo que puedas de la empresa que está colocando la campaña. Verificar el proyecto, y comprobar la historia financiera de la empresa.

Y aun así, debes manejar el riesgo adquirido.

¿Qué tipo de inversión es la mejor para rentabilizar mi dinero?

Eso es difícil decirlo, ya que dependerá de cada inversor. Exactamente del tipo de perfil que tenga el inversor.

Es primordial que te interese saber sobre la relación existente entre el riesgo adquirido y el beneficio estimado. Esta relación es lo que te dirá si es o no atractiva la inversión para ti.

Una inversión puede ser atractiva para un inversor, pero para otro no, porque tienen perfiles diferentes. La diversidad de perfiles y objetivos, por lo tanto, no permite ofrecer una solución única que sea atractiva para todos.

Existen muchas variables que debes tomar en cuenta a la hora de invertir: la cantidad de capital a invertir, la duración de la inversión, los productos seleccionados y los objetivos que tengas, son variables básicas, pero existen muchas más.

El aumento de tus ahorros, no será fácil, pero tampoco es la NASA, así que, dedícate a buscar y seleccionar las mejores opciones para tu cartera, prepárate y trata de mejorar tu rentabilidad. Y sobre todo, no pierdas dinero.

Inversión a 1, 5 y 10 años (Corto, medio y largo plazo)

Es normal tener un sinfín de dudas al momento de realizar tus inversiones, sin embargo, mi intención es ofrecerte toda la asesoría que necesitas para encontrar tu independencia financiera. Ahora bien, entre las tantas dudas que puedas tener, se encuentra dónde invertir tu dinero o en qué plazos debes hacerlo.

Es importante que sepas que existen distintos tipos de inversión entre las que puedas elegir, para lograr buenos resultados, es necesario que las mismas se adapten a lo que quieras lograr y a tu capacidad de ahorro.

Tipos de inversiones financieras

Antes de realizar tus inversiones, es importante que sepas que existen distintos tipos de ellas. Las inversiones están destinadas a generar ganancias para el inversor, pero, muchas de ellas suministran ganancias de distintos tipos, a continuación, te muestro de qué te hablo:

Inversiones financieras

Cuando te hablo de inversiones financieras, hago referencias a aquellas que se realizan tomando en cuenta valores, acciones, letras de cambio, depósitos, entre otros. Estas inversiones, le permiten al inversor, obtener ganancias o ingresos en un lapso determinado.

Inversiones físicas

En cuanto a las inversiones físicas, también denominadas inversiones económicas o reales, se relacionan con las inversiones en activos fijos y producción. También pueden ser compras de patentes o derechos de autor, consideradas activos intangibles con un uso posterior por la prestación de un servicio o producción de materiales.

Inversiones activas

Las inversiones activas, son aquellas donde el inversor realiza la compra de un activo con la intención de que le genere ganancias por encima de la media que ofrece el mercado.

Inversiones pasivas

En cuanto a las inversiones pasivas, el inversor trata, en la medida de sus posibilidades, de mantenerse dentro de una misma corriente de inversión. En esta oportunidad, no se busca un margen de ganancia mayor al que ofrece el mercado.

En muchas oportunidades, el tipo de inversión que elijas, puede variar tomando en cuenta la experiencia y conocimientos que tengas sobre este tema. Esto se debe a que, con mayor experiencia, el riesgo se asumirá de manera más firme, con mayor consciencia.

Conoce cuál es tu perfil de inversor

Uno de los elementos principales a tomar en cuenta cuando quieres realizar una buena inversión, es determinar el perfil de inversor que posees. Debes tener conciencia de cuáles son tus potencialidades y tus limitaciones, de igual manera, debes determinar con qué inversiones te sientes más cómodo.

Descubre el nivel de aversión al riesgo

El primer paso para realizar este descubrimiento, es tomar en cuenta el nivel de aversión que le tienes a tomar riesgos. Debes ser consciente de que en algún momento puedes experimentar una caída temporal del 30% o hasta el 50% de tu patrimonio, determina si serías capaz de soportarlo, para este análisis debes ser lo más sincero posible.

En caso de que la respuesta sea negativa, entonces realizar una inversión total en una renta variable no es una opción. Mientras que, si ganar 1% anualmente a cambio de una variación casi nula tampoco es lo tuyo, realizar una inversión del 100% en un depósito tampoco es el camino para ti.

En conclusión, tienes que conocer la cantidad de pérdidas temporales que estás dispuesto a soportar al realizar tus inversiones.

Determina tu situación financiera

Aunque parezca un poco lógico, muchos inversores no toman mucho en cuenta este elemento. Para comenzar un sistema de inversión, es necesario que conozcas a profundidad tu situación financiera.

En tal sentido, si no te encuentras tan cómodo económicamente y posiblemente necesites el dinero en un tiempo corto, entonces, no puedes realizar inversiones en la Bolsa. Sin embargo, si tu capital es bueno, puedes realizar inversiones en renta variable.

Etapa vital

Debes saber que tu perfil de inversor cambia considerablemente en base a tu evolución vital. Por ejemplo, a los 20 no tienes que hacer las mismas inversiones que a los 60. Tampoco realizas las mismas inversiones teniendo hijos, que estando soltero.

Determina en qué etapa vital te encuentras y de esta manera darás con el perfil de inversor adecuado para ti.

Educación financiera

Finalmente, pero no menos importante, debes considerar la educación financiera con la que cuentas. En caso de que tus conocimientos sean bajos, no debes arriesgarte a realizar todo tipo de inversiones.

Esta recomendación se basa en que, no comprenderás gran parte de las inversiones en las que quieres participar. Si tu conocimiento financiero es amplio, entonces, puedes tomar algunos riesgos, realizando inversiones más complejas, con mayor potencial de revalorización.

Cuando tengas claros todos estos aspectos, podrás tener una idea clara del tipo de inversor que eres, logrando así, que tus inversiones se vean reflejadas en buenas ganancias, en el tiempo que lo desees.

¿Cuál es tu objetivo a lograr?

Para que puedas realizar tus inversiones de manera efectiva, es necesario que, además de determinar tu perfil de inversor, tengas claro qué quieres conseguir. Generalmente, una persona realiza inversiones para lograr dos objetivos claves, el primero, es mantener el capital tanto como sea posible.

El segundo objetivo, es obtener ganancias de ese capital lo más posible, pero tomando los menores riesgos posibles, dado que, de lo contrario, afectaría el primer objetivo, que es preservar el capital.

Debes considerar que, no puedes observar de la misma manera un plazo de inversión de un año a uno de diez. Esto se debe a que, en un año es poco probable conseguir una rentabilidad muy alta, sin, como es claro, aumentar el riesgo.

A medida que el plazo aumenta, evidentemente, el riesgo se reduce, pero, debes considerar que, a corto plazo los riesgos son bastante altos. Para que puedas tomar una decisión de manera inteligente, es importante que consideres dos elementos esenciales, comprende la relación entre plazo y objetivo.

Inversiones a corto plazo

Estas inversiones son las que se realizan en un plazo entre 1 a 5 años. Por lo general, las inversiones a corto plazo tienen como finalidad, la preservación del capital. Si quieres incrementar tu capital, pero tienes pocos ingresos, la mejor opción como inversión a corto plazo es la formación.

De esta manera, podrás aumentar tus ingresos, en un plazo de 2 o 3 años, puede que hayas duplicado capital, con solo incrementar tus ingresos. Este es un elemento que muy poco se tiene en cuenta, pero, no debes caer en ese error.

Sin embargo, debes ser consciente de que este punto no aplica para todos, es decir, si tienes una buena formación y recibes buenas rentas de trabajo, puedes aumentar tu formación para muchas cosas, pero no para incrementar tus rentas.

Entonces, mi recomendación en cuanto a este tipo de inversiones, es que puedes considerar invertir tu dinero en depósitos a plazo fijo. Por lo general, muchos especialistas no recomiendan realizar este tipo de inversiones, puesto que, la rentabilidad no es muy alta, sin embargo, debes recordar que, en este punto, solo quieres preservar tu capital.

Inversiones a mediano plazo

Este plazo de inversión va desde los 5 años hasta los 10 años. En este caso, es bastante probable que, si realizas una inversión en renta variable, el capital no se vea muy afectado cuando termine el periodo.

Aunque, es importante que consideres que ese riesgo aun es latente, aunque no es tan común, puede que, si te encuentras con una crisis, luego de 5 a 10 años, no hayas recuperado el capital. Por ello, mi recomendación es, que realices inversiones mixtas, con rentas variables y rentas fijas.

Si inviertes un 45% de tu capital en renta fija, será una inversión con una volatilidad baja, a pesar de que no te generará mucha rentabilidad, te permitirá preservar ese capital por los 5 años que estarás invirtiendo.

En otro sentido, la renta variable es la que te generará rentabilidad. Si no te encuentras con una crisis y todo fluye de manera positiva, la renta variable te permitirá obtener alrededor de 6% de rentabilidad tomando en consideración el 40% de tu capital.

Finalmente, puedes invertir el 10% en depósitos a plazo, con esta inversión, lo que se busca es asegurar renta y protegerte de ti mismo. En caso de que se presente una crisis, este porcentaje te permitirá volver a invertir el dinero en un nuevo depósito o recuperarlo.

Inversiones a largo plazo

Las inversiones a largo plazo, se dan por más de 10 años. Lo recomendable en estos casos, es realizar inversiones del 100% en renta variable, o casi el 100%. Para este escenario, puedes tomar decisiones un poco más arriesgadas, por ejemplo, 95% en renta variable y 5% en Bitcoin, lo que, por supuesto, sería opcional.

Una de las premisas de las inversiones como el Bitcoin, es que posiblemente no termine en nada, pero, puede que termine valiendo 10 veces más. En tal sentido, puede que realizar ese tipo de riesgo, puede ser una decisión bastante inteligente.

Pero, como cualquier otra inversión, te recomiendo que realices una buena investigación para que te asegures de comprender perfectamente en qué estás invirtiendo.

Comienza a invertir tus ahorros

Es normal que sientas dudas en cuanto a cómo comenzar a invertir, algo que favorece a los nuevos inversores es que, en la actualidad hay opciones muy sencillas, automáticas y con condiciones bastante atractivas.

Es recomendable que realices tus inversiones de la mano de especialistas en el área financiera, de esta manera, el riesgo que correrás será menor. El conocimiento es la base fundamental para comenzar a realizar tus inversiones, sin importar el plazo que elijas para ellas.

Conoce mucho más sobre lo que tienes que saber al momento de realizar tus inversiones, sigue navegando en mi sitio web y disfruta del contenido que tengo para ti.

Dónde invertir 1.000, 10.000 y 100.000 dólares

Un concepto erróneo al invertir es que obligatoriamente se necesita mucho capital para comenzar. Sin embargo, en la actualidad se pueden realizar inversiones pequeñas y medianas interesantes. Veamos dónde invertir 1.000, 10.000 y 100.000 dólares.

Invertir tu dinero es una excelente decisión para sacarle provecho, en vez de dejarlo en una cuenta de ahorro que te generará poco o nada. Pero debes estar consciente que, no puedes invertir en algo que no conoces. No lo olvides.

Mi objetivo es demostrarte, que puedes comenzar tu vida de inversionista, con pequeñas cantidades. No necesitas manejar millones para ser un inversor.

Dónde invertir 1.000 dólares

Lo primero que debes tener en mente, es que, con cantidades bajas de inversión, los beneficios serán bajos. Y puede que, sacando algunas cuentas, te desanimes por completo de invertir 1.000 dólares.

Y es que, por ejemplo, si consigues una inversión con un rendimiento anual de 10%, esos mil dólares solo te retribuirán 100 dólares de ganancia, ¡En un año! Algo bastante decepcionante.

Sin embargo, existen inversiones que te pueden dar mucho más que eso, pero implica conocimiento previo, y esfuerzo propio. Y aquí viene la primera recomendación: Invierte en ti mismo.

1. Invierte en ti mismo

Es increíble, pero cierto. Esta es la inversión más segura que puedes hacer. Invertir en ti mismo significa que te dediques a aprender algo que te retribuya dinero.

Esta es la base para las demás inversiones que te voy a mostrar. Y a su vez, estarás cumpliendo la premisa que te dejamos al inicio: No puedes invertir en algo que no conoces.

Significa que, para realizar una buena inversión, no importa lo pequeña que sea, lo importante es que sepas en lo que estás invirtiendo. Y para saber, debes investigar, aprender, hacer cursos, estudiar. No te niegues el don del conocimiento.

Selecciona un tema que te guste, que te motive y que entiendas, luego busca como aprender de ese tema, especialízate, prepárate, descubre nuevas formas y sigue formándote.

Esto debe ser tu base para cualquier inversión que quieras hacer. Conocer en qué tipo de negocio estará tu dinero, es algo tan básico, pero que mucha gente olvida o no lo aplica.

Teniendo esto en mente, afronta cualquiera de las siguientes inversiones.

2. Invierte en acciones

Una de las inversiones en las que te debes preparar y conocer mucho sobre el tema, es en las acciones. Si has leído sobre este tema, de seguro sabes quién es Warren Buffet. Es considerado el mejor inversionista que existe, y es uno de los hombres más ricos del mundo.

¿Y cuál es su negocio? Invertir en acciones. Pero ojo, que aquí es donde viene el gran truco. Debes conocer mucho de la empresa en la que quieres invertir. Analizar su comportamiento financiero, su producto, el sector, su estabilidad, etc.

Es decir, debes estudiar cada uno de sus indicadores para que puedas tomar una buena decisión. Debes conocer del mundo de la bolsa, tomar referencias, estudiar los comportamientos del mercado, en fin, debes prepararte en el sector.

Y luego, saber que este tipo de inversiones, por lo general, son de mayor rendimiento a largo plazo. No verás resultados de la noche a la mañana.

Invertir en acciones te permitirá tener acceso a una gran variedad de sectores y empresas, y realizar inversiones de acuerdo con tus preferencias y tus objetivos financieros.

En cuanto a la rentabilidad de este tipo de inversiones, es bastante difícil darte una rentabilidad representativa del sector, ya que, verás casos de pérdidas totales, como de rentabilidad muy alta.

Debes hacerte de acciones de buena calidad. Acciones de crecimiento alto y que sean sólidas en su negocio. Los rendimientos de acciones de calidad, son increíbles, pero debes saber escoger.

¿Cuáles son los riesgos de la inversión en acciones directas?

El principal riesgo es simplemente comprar acciones en las empresas equivocadas. Comprar acciones malas en la bolsa de valores significa pérdidas, que pueden incluso ser totales. Por eso es tan importante entrenarse antes de empezar.

Las perspectivas de rentabilidad de la compra de acciones directas siguen siendo atractivas por naturaleza, a pesar de los riesgos que presenta. Y esto se debe a su asimetría:

Puedes perder con una acción cierta cantidad de dinero, pero recuperar con otra muy buena y hasta multiplicar tu inversión por 10 veces o más. Todo depende de la volatilidad del mercado, y de tu conocimiento sobre el tema. Una vez más: Fórmate.

Este tipo de inversiones puedes empezarlas con 1.000 dólares, o menos. Solo búscate un corredor de bajo costo, confiable, y abres una cuenta en bolsa. Recuerda, invertir en este tipo de actividad, implica riesgo de pérdida de dinero, así que no inviertas algo que no estás dispuesto a perder.

3. Invierte en Fondos Indexados

Si le tienes miedo a las acciones individuales, tienes una muy buena alternativa en los Fondos Indexados. Esto consiste en invertir en fondos, cuya característica principal es replicar el comportamiento de un índice bursátil. Así de simple.

Una gran ventaja de los fondos indexados sobre las acciones individuales, es que son lo suficientemente diversificados, para no dejarse afectar por el comportamiento de una acción en específico. Esto reduce notablemente el riesgo, aunque, también reduce el rendimiento a corto plazo y mediano plazo.

Los fondos indexados de buena calidad han demostrado rendimientos similares a los del promedio del mercado de acciones a largo plazo, es decir, alrededor del 10% anual históricamente, con cierta volatilidad.

Así que, estarás sacrificando “posible alto rendimiento” de una acción de buena calidad, por una cartera de varias acciones que pertenecen a un índice específico, con un rendimiento menor y con menos riesgo.

¿Cuáles son los riesgos de la inversión en fondos indexados?

Si bien los fondos indexados te protegen de los riesgos de la volatilidad de una acción, a través de una buena diversificación, no te protegen de las fluctuaciones normales del mercado y del índice específico al que estás replicando.

Es lógico pensar entonces que, tendrás años buenos, años regulares y años malos. Pero mientras más tiempo tengas esta inversión, menos riesgo tiene. Es una inversión que debes manejar a largo plazo.

La mayoría de los fondos indexados, son accesibles para el común de las personas. Muchos cotizan en los mercados por 100 dólares por acción, si tienes 1.000 dólares para invertir, puedes contactar un corredor de bajo costo y crear una cartera con varios de estos fondos.

Y al igual que la inversión en acciones directas, si conoces más de los fondos indexados, de la creación de carteras, de la detección de mejores oportunidades, del índice al que estás entrando, tendrás mayores oportunidades.

Por ello, la formación y el conocimiento siguen siendo el pilar de tu inversión.

4. Invierte en REIT

Los REIT (Real Estate Investment Trust) son fondos de inversión inmobiliarios, y que son muy ventajosos por sus altos dividendos, por lo general, mayores que los conseguidos por las acciones directas y los fondos indexados.

Y al igual que los casos anteriores, esta inversión también requiere cierto conocimiento financiero, ya que los REIT son más difíciles de evaluar en comparación a los fondos indexaos y las acciones directas.

Los REIT han generado una rentabilidad anual en los últimos años, de un 12% de promedio. Esto significa que son más rentables que los fondos indexados, viéndolo de forma general.

¿Cuáles son los riesgos de la inversión en REIT?

El comportamiento de los REIT es muy similar al de las acciones (renta variable), teniendo riesgos parecidos. Puedes perder tu capital de forma parcial o total, dependiendo de la selección de una buena o mala posición.

Aquí el secreto es identificar los REIT que se pueden considerar malos y evitarlos a toda costa. Por lo general, estos se encuentran posicionados en sectores en crisis, que afecta su rendimiento.

Puedes conseguir cotizaciones de REIT con precios cercanos a los 100 dólares, así que puedes hacerte de una cartera con 1.000 dólares y un corredor de bajo costo. Los REIT también se pueden negociar directamente en bolsa, al igual que las acciones, y la recomendación es que manejes plazos largos de vencimiento.

5. Invierte en Crowdfunding

El Crowdfunding es relativamente nuevo en los mercados financieros, y muchos aún no han visto su potencial. Aunque en los últimos años ha ganado popularidad.

El Crowdfunding, como definición general, es una recaudación de fondos. Dependiendo del uso de los fondos, se convierte en una campaña colaborativa, o en micro-financiaciones. Nos centraremos en el de micro-financiaciones.

Este tipo de inversiones permite financiar proyectos, generalmente inmobiliarios o relacionados con el desarrollo de pequeñas y medianas empresas, sin necesidad de pasar por la banca y captando capital directamente de inversores privados.

El Crowdfunding es bastante flexible en cuanto al capital de entrada. Puedes entrar con un pequeño capital de 50 dólares, 100 dólares o 1.000 dólares.

Otra de sus ventajas, es que promete rendimientos por encima de la media, puedes encontrar rendimientos entre 8 y 10% al año en el sector de Crowdfunding inmobiliario.

¿Cuáles son los riesgos de la inversión en Crowdfunding?

El riesgo existente, es el impago. El impago sucede cuando el prestatario no puede devolverte el dinero. Y aunque en el sector existen actores que tienen tasas de morosidad de 0, no significa que en el futuro no pueda cambiar.

En este punto, si decides realizar este tipo de inversión, lo ideal es que busques quienes son los prestatarios que han cumplido sus campañas y han retornado ganancias, para que el riesgo de impago sea menor.

Por lo general, las grandes inmobiliarias tienen tasas de morosidad 0, pero no pasa lo mismo con las PYMES, así que ten mucho cuidado de seleccionar la campaña correcta.

Recuerda, una tasa de incumplimiento en 0 no es necesariamente sinónimo de una tasa futura de 0. Esto lo que significa es que hasta ahora, el equipo de gestión ha hecho bien su trabajo y ha optado por ofrecer proyectos de inversión de buena calidad en su plataforma.

Por lo general, las entradas a Crowdfunding inmobiliario, se sitúan cercanas a los 1.000 dólares.

Dónde invertir 10.000 dólares

Si tienes 10.000 dólares, tendrás muchas más opciones. Todas las oportunidades de inversión que te hemos mostrado hasta los momentos, también son viables con este monto.

Pero recuerda que todas están relacionadas a riesgo, y no es igual perder 1.000 dólares que perder 10.000 dólares. Aquí entra mucho en juego, el perfil de inversor que tienes.

No te hablamos del perfil inversor cuando tocamos el tema de las inversiones de 1.000 dólares, porque es un monto menor y puedes considerar esa pérdida sin problemas. Pero con 10.000 dólares, todo cambia.

Si eres un inversor agresivo, puedes optar por la inversión en acciones, o algún Crowdfunding atractivo que puedas identificar. Sin embargo, si eres un inversor conservador, no será buena idea para ti arriesgar tu dinero en ello.

Así que, daremos una opción para aquellos que no quieren arriesgar su dinero, o están esperando para capitalizarse mejor.

1. Invierte en un producto de ahorro

Con una suma de 10.000 dólares, y considerando que las inversiones anteriores no son opciones viables para ti, la oportunidad que tienes es hacerte de algún tipo de producto de ahorro bancario.

Existen productos de ahorro que son un poco más atractivos, que la común libreta de ahorro. Puede que tengan menos movilidad y liquidez, pero si no tienes planteado usar ese dinero a corto plazo, estos son una buena opción.

Además, te servirá para tener a resguardo tu capital, aunque los rendimientos generados sean realmente muy pocos.

Entre los productos de ahorro que te podemos nombrar, están:

  • Las cuentas de ahorro convencionales.
  • Los fondos de inversión de renta fija.
  • Los depósitos a plazo fijo.
  • Planes de pensiones.

En todos, los riesgos son mínimos, y su rendimiento es bastante bajo, pero algunos te ofrecen disponibilidad del capital cuando lo desees.

Como te lo indicamos al principio, investiga, lee, estudia para que tomes las mejores decisiones. Puedes usar parte del dinero para crear un fondo de emergencia, en el que tengas disponibilidad inmediata, y la otra parte del dinero en otro producto de ahorro de mayor rendimiento a mediano o largo plazo.

Recuerda la importancia que tienen los fondos de emergencia. Nunca sabes lo que puede pasar, puedes necesitar algo de dinero extra para resolver situaciones que no entraban en tu planificación.

2. Invierte en Fondos Mutuos

Los Fondos Mutuos son una buena opción de inversión si tienes 10.000 dólares. Pero debes saber en cuál Fondo Mutuo colocar tu dinero, que sea parecido a tu perfil de inversor.

Verás fondos mutuos de riesgo alto, de riesgo moderado y de riesgo bajo, y esto se debe a la diversificación de sus valores. Podrás ver fondos mutuos compuestos de acciones, fondos de inversión, fondos indexados, letras inmobiliarias, e incluso criptomonedas. O todo a la vez.

Por ello es imprescindible saber el contenido de la cartera antes de realizar la inversión. Dependiendo de los valores que tenga la cartera, dependerá el rendimiento y el riesgo.

Por lo general, puedes hacer una inversión en un fondo mutuo, con tan solo 3.000 dólares, aunque existen casos donde el mínimo es menor.

La gran ventaja de los fondos mutuos es su liquidez. Tienes disponibilidad casi inmediata de tu capital, aunque, como es lógico, si realizas retiros, perderás participación en el fondo. Lo ideal es que sepas la fecha de vencimiento y puedas cumplir con ese plazo.

Otra ventaja, es que los fondos mutuos están fiscalizados por los entes gubernamentales, y esto le otorga mayor seguridad al inversor.

Una de sus grandes desventajas, es que, al ser instrumentos que necesitan una gestión muy activa, sus primas son altas.

Si a esto le sumas que el rendimiento de estos instrumentos por lo general no vencen al índice del mercado, podemos decir que son poco atractivos, a menos que selecciones uno de mayores riesgos.

3. Invierte en ETF

El concepto de ETF es muy parecido al de los fondos indexados. Ambos se manejan por carteras diversificadas de valores que pertenecen a un índice bursátil común, el cual, el instrumento replica.

Su riesgo es menor que la compra directa de acciones, aunque el rendimiento también es menor. Los dos debes planificarlos para el largo plazo, ya que históricamente, los índices bursátiles retornan un buen rendimiento a tiempos mayores de vencimiento.

La diferencia entre los fondos indexados y los ETF, es su gestión. Los ETF te cobrarán comisión por cada movimiento generado, mientras que los fondos indexados no.

Además, el comportamiento de los ETF es parecido al de las acciones, y como tal, está extendido su uso, pudiendo contratarlo con cualquier bróker. Los fondos indexados no tienen esta característica.

Y otro punto muy importante, con los ETF debes pagar tributo por cada movimiento generado, mientras que con los fondos indexados, no aplica este tributo.

Esto hace que, los ETF sean una buena opción de inversión a largo plazo, un “comprar y no tocar”, para que las comisiones y los impuestos no dilapiden tu rendimiento.

Con 10.000 dólares, puedes hacerte de una inversión en ETF. Solo debes buscar que esté suficientemente diversificada y que maneje un índice de calidad.

4. Haz remodelaciones en tu hogar

A simple vista, pareciese que esto no es una inversión, sino un gasto. Sin embargo, remodelar tu casa puede incrementar su valor, si sabes cómo hacerlo.

Además, al ampliarla o remodelarla, aumentas su valor y aumentas su línea de garantía hipotecaria.

Se ha estudiado el tipo de remodelación que le da mayor valor a una casa, y se ha llegado a la conclusión de que las remodelaciones que devuelven un incremento de valor alto son las relacionadas a la seguridad y la cocina.

Por parte de la seguridad de la casa podemos nombrar, Puertas de seguridad, ventanas de seguridad, circuitos cerrados, etc.).

Por parte de las remodelaciones en la cocina, están los Empotramientos de lujo en madera o piedra, revestimientos, etc.).

Podrás notar la diferencia de valor, pidiendo una evaluación de tu casa previa a la remodelación, y otra al finalizarla. Tus 10.000 dólares estarán allí y se habrán multiplicado.

Dónde invertir 100.000 dólares

Con 100.000 dólares, tienes un amplio espectro de inversiones. Además de las inversiones que ya hemos nombrado, también puedes invertir esta cantidad de dinero en lo siguiente:

1. Invierte en Bienes raíces

Las inversiones en bienes raíces son una de las mejores recomendaciones que te podemos dar. Para que inviertas tu dinero. Los bienes raíces son una inversión a largo plazo, muy segura y rentable.

Y es que, una propiedad se revaloriza todos los años, además de que puede ofrecerte rendimientos mensuales por alquiler. Solo debes saber seleccionar la propiedad, buscar alguna oferta atractiva, y que se encuentre en zonas atractivas y valiosas para las personas.

En caso de que consideres que los 100.000 dólares no te alcanzan para la propiedad que quieres, puedes optar por el Crowdfunding inmobiliario, explicado con anterioridad.

Con el Crowdfunding inmobiliario tienes la opción de hacerte de un porcentaje de propiedad, el cual te generará un rendimiento mensual, y que además, te será devuelto el capital inicial a largo plazo, con su revalorización actualizada.

También con el Crowdfunding, puedes invertir en la financiación de proyectos de desarrollo inmobiliario. Estos por lo general ofrecen una tasa mayor, que la del mercado, aunque, como ya lo habíamos dicho, existe el riesgo del impago.

2. Invierte en Oro y metales preciosos

El oro y los metales preciosos son una excelente forma de ahorrar, y darle respaldo a tu dinero. Y aunque los rendimientos son bajos, esta inversión es muy segura.

Además, mucha gente considera el oro más seguro que las monedas FIAT. Y esto se debe a que, el oro siempre tendrá valor, porque existe una cantidad finita en el planeta.

Las inversiones en oro, te pueden respaldar en caso de una crisis financiera. Así que es una buena idea tener una cartera de inversiones diversificada, que tenga el oro entre sus valores.

Inversiones que no consideramos

Mucha gente pregunta por una u otra inversión, porque está de moda, o porque ha escuchado mucho de ellas y considera que son una opción real. Sin embargo, aquí te voy a mostrar algunas inversiones que no considero para cada uno de los montos nombrados arriba.

1. Invertir en Bonos

Considero que la inversión en bonos puede ser muy segura, pero realmente no devuelve un rendimiento aceptable. Por lo general, este rendimiento es menor a la inflación, por lo que, realmente no vale la pena.

Existen algunos bonos, los cuales tienen protección contra la inflación, pero no todos lo tienen. Además, esta inversión se caracteriza por el largo plazo, en el cuál no podrás tocar tu dinero.

Y otra desventaja, radica en que muchos de ellos exigen un capital inicial alto. Podrías entrar con 100.000 dólares, pero dudamos que puedas entrar con 1.000 o 10.000 dólares.

Sin embargo, existen Bonos, como los del Tesoro de los Estados Unidos, en los que puedes participar incluso desde 100 dólares.

2. Criptomonedas

Las criptomonedas aparentan ser una gran opción de inversión. Si lo analizas en frío, podrás ver un crecimiento de hasta un 100% en 1 o 2 años.

Sin embargo, las criptomonedas son muy volátiles, y ya han demostrado correcciones fuertes en años anteriores que han impactado en los pequeños inversores.

Las criptomonedas son instrumentos especulativos, que, aunque han otorgado un gran rendimiento a largo plazo, la misma especulación y la volatilidad pueden acarrearte pérdidas, si no sabes mantener tu posición.