fbpx
oso perezoso como simil de la gestión pasiva de las inversiones

categoría

Gestión Pasiva

¡Hola Bienvenido a la categoría de Gestión Pasiva! La mejor manera de invertir tus ahorros y conseguir tus metas financieras. Desde aquí podrás navegar a todos los artículos publicados y las guías más importantes.


¿Qué es la gestión pasiva?

Para algunas personas, invertir bien puede parecer una tarea compleja, incluso imposible... La verdad es que el sistema (instituciones financieras, analistas, Gurús) intentan que así sea... Tienen que justificar sus altas remuneraciones.

Dicho esto, hoy en día existen estrategias de inversión y productos que cualquier inversor, con un mínimo de conocimientos puede utilizar para rentabilizar sus ahorros y, por el camino dejar en ridículo al 90% de los gestores profesionales.

La herramienta estrella de la que te estoy hablando se llama gestión pasiva o inversión pasiva.

En esta guía la estudiaremos con detalle y veremos cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Qué es la inversión pasiva?

La gestión pasiva es una de las dos estrategias básicas que existen al invertir en bolsa, junto con la gestión activa.

Consiste en crear una cartera de inversión que replique el comportamiento de un índice. Su filosofía es la siguiente: es muy difícil batir al mercado, por lo tanto, es más barato y eficiente replicarlo.
 
Sus características principales: 

  • La cartera debe replicar el índice de referencia lo más ajustadamente posible, para conseguir su mismo comportamiento, con independencia de las circunstancias del mercado.
  • El objetivo de rentabilidad es el mismo que el de su índice y recibe el nombre de gestión indexada.
  • También se recompone la cartera en función de las suscripciones o reembolsos que haya en el fondo. La existencia de derivados facilita enormemente esta labor.
  • Todo cambio producido en la composición del índice, debe reflejarse en la composición de la cartera de gestión pasiva.
  • La principal ventaja de este tipo de gestión, es el ahorro de comisiones, pues no son necesarios gestores con sueldos altos (pagados por lo inversores) un pequeño ordenador, puede hacer todo el trabajo.

Sigue leyendo la guía más abajo...

empieza aquí

Guías sobre la Gestión Pasiva

artículos destacados

Inversión Pasiva













Subcategoría




Diferencias entre la gestión activa y la gestión pasiva

Para entender lo que es la inversión pasiva, es importante que conozcas la diferencia entre gestión activa y gestión pasiva. Básicamente se diferencian en los productos en los que inviertes, las comisiones que pagas y el tiempo que le dedicas.

Adicionalmente, ambas generan un enfoque y estrategia de inversión completamente distinto. Por ejemplo, una de las formas más simples y efectivas de invertir en gestión pasiva es a través de los Roboadvisors.

En cuanto a los inversores activos, utilizan sus conocimientos para buscar las mejores oportunidades de inversión en distintos activos. El objetivo principal de este tipo de inversores, es intentar batir al mercado, índice o sector de referencia.

Para lograr esto, tienen que seguir estrategias dinámicas con distintos productos, puede ser desde compra de acciones infravaloradas, bonos con descuentos o la creación de carteras de fondos de inversión seleccionados.

Una de las características que define a los inversores activos, es que analizan el mercado y toman decisiones que les hacen operar cada cierto tiempo. A diferencia de los inversores pasivos que tienden a comprar y mantener.

Finalmente, un fondo de gestión activa cuenta con gestores de fondos que se encargan de buscar las mejores oportunidades del mercado e invertir en ellas el dinero que gestionan.

Mientras que con los fondos de gestión pasiva, como ya hemos comentado, lo que se busca es replicar un índice, lo que genera comisiones más bajas, una de las ventajas más llamativas de este tipo de inversiones.

Ventajas de la inversión pasiva

Realizar una inversión pasiva puede ofrecerte una cantidad importante de ventajas. Estas son las características positivas de la gestión pasiva de tus ahorros:

Menores costes y comisiones

Una de las mejores cosas que tienen los fondos de inversión pasiva es que las comisiones de los fondos indexados y ETFs son menores que los fondos de gestión activa.

El motivo principal es que, detrás de esta gestión, no se encuentra un equipo haciendo el trabajo, pues la gestión es mucho más simple. Las comisiones de los fondos activos se encuentran bastante por encima del 1%, incluso muchas veces sobrepasan el 2% anual...

Mientras que las de los fondos pasivos tienden a situarse por debajo del 0,5%. Es decir, la gestión pasiva es más barata y genera menos pago de comisiones.

Adicionalmente, la gestión pasiva junto a la estrategia buy & hold, con sus aportaciones periódicas, genera la realización de menos operaciones que la gestión activa. Esta característica, particularmente, reduce el dinero que destinas a las comisiones por suscripción, reembolsos, traspaso o por compra – venta de acciones.

Menor dedicación de tiempo

Otra de las ventajas más llamativas de la gestión pasiva, es que requiere menos tiempo que la gestión activa. Esto se debe a que no es necesario tomar decisiones tan complejas, por lo que no tendrás que estar encima de la cartera todo el tiempo. 

Algunos inversores seguidores de la filosofía de John Bogle, abogan por un rebalanceo semestral de la cartera, lo que quiere decir que tendrías que revisar tus inversiones cada 6 meses. Durante ese tiempo, podrás realizar aportaciones periódicas o dejar que los mercados hagan su trabajo.

Diversificación

Las inversiones de gestión pasiva se estructuran en base a fondos indexados y ETFs, por lo que, al invertir en un índice, siempre habrá un grado de diversificación. Esto se debe a que estás comprando varias empresas de un mismo país. 

Algo completamente diferente es la diversificación geográfica. Aunque para eso encontrarás los ETFs sobre regiones enteras y fondos indexados que tiene la capacidad de replicar índices más amplios.

Adicionalmente, también encontrarás índices sobre la economía mundial.

Pensada para el largo plazo

Debes saber que la gestión pasiva está creada para inversiones a largo plazo, ya que, a corto plazo, el mercado suele tener oscilaciones más frecuentes y es complejo prever qué puede hacer. 

Pero, a largo plazo se impone la media del mercado y es mucho más estable y simple de prever. Se ha comprobado que el riesgo disminuye si pasas de invertir a un año a hacerlo a 10 años.

Desventajas de la gestión pasiva

Con todo lo que te he planteado previamente, no quiero decir que la gestión pasiva es perfecta. Es necesario que conozcas las desventajas que se pueden presentar con este tipo de inversiones:

Replicar los índices no garantiza el éxito

Se ha comprobado que, para periodos de más de 15 años, la bolsa siempre sube. Por lo que la gestión pasiva se maneja con esta base fundamental. La otra base de este tipo de inversión, es que el rendimiento de gestión activa no puede superar de manera sostenible y sistemática el crecimiento del propio índice.

La realidad es que replicar un índice no es sinónimo de éxito, ya que, si no se da una buena asignación de activos y elección de índices, también podrá darse el caso de que pierdas dinero. También puede suceder que, en el momento del rescate, el mercado se encuentre en caída y, con él, tu cartera indexada.

Sobreexposición y diversificación sesgada

Los fondos indexados y los ETFs se encuentran diversificados en sí mismos, pero puedes obtener una diversificación que va más allá. Podrás encontrar índices con gran diversificación, mientras que otros pueden tener una menor.

Para poder diversificar nuestra cartera, es necesario pensar en la composición de nuestra cartera de inversión pasiva.

Potenciales problemas de liquidez

En caso de pánico, es normal que todo el mundo intente salir al mismo tiempo, en ese momento, puede que haya complicaciones para atender todas las peticiones de reembolsos de los fondos pasivos o de las ventas de ETFs.

Esto se debe a que cada vez más personas están invirtiendo en el mismo producto.

Como ves, los fondos de gestión pasiva tienen ventajas y desventajas que tienes que considerar al momento de realizar tus inversiones.

¿Cómo crear una cartera de inversión pasiva?

Ya tienes una idea de cómo funciona la gestión pasiva. Entonces es momento de ser un poco más prácticos, te mostraré qué productos utilizar para construir una cartera de inversión.

La inversión pasiva se apoya básicamente en dos productos que son parecidos, pero a la vez muy diferentes.

Te hablo de los fondos indexados y los ETFs o también llamados fondos cotizados. El objetivo de ambos tipos de inversión, es replicar un índice concreto, aunque en el caso de los ETFs también tienen la capacidad de trabajar sobre sectores concretos.

Es importante que sepas que, tanto los ETFs como los fondos indexados, pueden ser parte de una cartera de inversión pasiva. Para que puedas elegir el adecuado para ti, debes saber que la diferencia principal entre ambos son las comisiones. En el caso de los ETFs las comisiones son más bajas y la fiscalidad suele ser una ventaja en cuanto a los fondos indexados.

La fiscalidad puede ser un punto clave, pues los fondos indexados gozan de una exención fiscal en caso de reinversión. Lo que quiere decir que, si traspasas tu dinero de un fondo indexado a otro, no tendrás que pagar impuestos en la declaración de la renta.

La elección del producto de inversión es sumamente importante. Sin embargo, elegir un buen fondo indexado o un ETF no quiere decir que tendrás éxito. El motivo principal, es que luego tendrás que hacer un buen seguimiento de tu cartera, tendrás que verificar su composición, que se adapte a tus necesidades y al momento en que se encuentre el mercado.

El plan. Lo realmente importante en la inversión pasiva

Aunque puedo mencionarte muchas ventajas de la gestión pasiva, debes saber que, para alcanzar tus objetivos, lo que importa realmente es que sigas la gestión que traces.

Es decir, tendrás que definir una estrategia de inversión y seguirla será lo que determine que generes una buena rentabilidad.

Mi recomendación es detallar la estrategia que vas a seguir, el plan que vas a realizar y por qué seguir esta estrategia.

Te muestro un ejemplo:

  • Por ser ciudadano europeo, considero importante tener una parte de la cartera en euros. Así que compraré un fondo ligado a Europa, otro al SP500 y otro que se ligue al mundo entero. El porcentaje restante, se encontrará destinado a la renta fija a medio plazo en partes iguales. 
  • La distribución será 25% Europa, 25% SP500, 25% Global, 25% Renta fija a medio plazo.
  • Haré aportaciones periódicas cada 6 meses por un total de 3000 euros.
  • Se hará un rebalanceo cuando se realice cada aportación a los porcentajes establecidos.
  • Se repetirá la operación por los próximos 20 años. 

Es una de las mejores maneras de llevar a cabo una buena inversión de gestión pasiva, el secreto se encuentra en seguir el plan con total fidelidad.

 
¿Inversión pasiva o inversión activa?

Tienes dudas aun sobre cuál tipo de inversión utilizar, pues no te preocupes ya que no es necesario que elijas alguno de los dos. Puedes destinar una parte de tu cartera a la gestión activa y otra a los fondos indexados y los ETFs.

Las estrategias de gestión activa y pasiva son completamente opuestas y cada una de ellas cuenta con ventajas y desventajas que debes considerar. La decisión de tomar una u otra, es netamente personal, tomando en cuenta tus objetivos financieros.

Pero, tienes que tomar en cuenta que hay algunos aspectos que manifiestan la gestión pasiva como la mejor opción. En primer lugar, se encuentra la rentabilidad, con la que se ha comprobado que, en un horizonte temporal de 10 años, el 86% de los fondos activos obtienen una rentabilidad más baja que el índice al que se referencian.

Conoce mucho más sobre qué es la gestión pasiva y cuáles son sus ventajas y desventajas en los post que he preparado. Sigue navegando en mi sitio web para más información.

About

David L.  Asesor Financiero e Investment Manager

David es un apasionado del mar y la cocina. Lector empedernido, autodidacta y emprendedor...

Experto en Educación Financiera, Finanzas Personales, Crowdlending e Inversiones bursátiles y alternativas. Con una dilatada experiencia ayudando a personas como tú en el camino hacia la Independencia Financiera.

Master en análisis técnico y gestión de carteras, Master en banca, bolsa y mercados financieros, Asesor Financiero Europeo (EFA), Analista Técnico de mercados financieros (CFTe), Gestor de Patrimonios e Investment Manager (CISI).

Es autor de "Frases, Camino y Destino" y de la saga "Escuela de Traders".