fbpx

La cartera permanente al descubierto

David L.

La Cartera Permanente es un portfolio de inversión en el cual se divide el capital a invertir uniformemente entre acciones, bonos, oro y efectivo. 

Se puede considerar una estrategia de gestión pasiva, puesto que siempre hay que estar invertido y solo se hace un rebalanceo de la cartera una vez al año.

Harry Browne introdujo el concepto a principios de los 80. La cartera está diseñada para resistir todas las condiciones posibles del mercado.

En este post vamos a realizar un examen minucioso sobre la cartera permanente de Harry Browne, sus componentes principales y por qué la elección de los activos que la caracteriza.

¿Qué es la cartera permanente?

Para invertir tu dinero de un modo eficiente y poder conseguir todos tus objetivos financieros, no es necesario que seas un gran analista o un "mago" seleccionando acciones en las que invertir...

Aquí es donde entra en juego la cartera permanente. 

Como te he comentado este tipo de cartera, es una estrategia para invertir en bolsa que se caracteriza por estar diversificada en todo momento un 25% de acciones, bonos, oro y efectivo.

La idea es que al distribuir uniformemente los fondos indexados o los ETFs entre los activos que funcionan bien en cada ciclo económico, tu cartera estará protegida contra cualquier pérdida, independientemente de las condiciones económicas.

Lo mejor de todo es que, se ha comprobado que la Cartera permanente ha tenido un buen rendimiento histórico.

Esta cartera es un tipo de inversión que evita o minimiza el riesgo, y puede recibir rendimientos aceptables.

Veamos cómo está conformada.

La asignación de activos en la cartera permanente

La asignación de activos de la Cartera Permanente tiene un 25% en cada una de estas cuatro clases de activos.

  • 25% en Acciones
  • 25% en Bonos
  • 25% en Oro
  • 25% en Efectivo

El oro, las acciones y los bonos, son activos volátiles que se suelen moverse de forma independiente entre ellos. Las condiciones económicas dictarán sus movimientos.

Harry Browne sugiere balancear la cartera por lo menos una vez al año, para mantener los porcentajes cercanos a la asignación inicial. 

componentes-de-la-cartera-permanente

Componentes de la cartera permanente

Acciones

El primer cuarto de activos de la cartera se asigna a las acciones de la Bolsa de Valores, que representan empresas. En épocas de bonanza, cuando hay una expansión económica, los precios de las acciones suben.

Este es el activo perfecto para las expansiones económicas cuando las tasas de interés son bajas y los precios están subiendo. Durante los tiempos de expansión económica, los consumidores gastan dinero y el mercado fluye.

Esto equivale a un aumento de los ingresos y ganancias corporativos y, por consiguiente, a la apreciación del precio en el mercado de valores.

Un fondo de una buena gestora (con pocas comisiones) que rastree y replique un índice bursátil poderoso que represente grandes empresas, es el mejor ejemplo para la inversión en acciones.

Nota: Siempre serán mejores los fondos y etfs que un robo advisor, pues hay mucho más más donde elegir.  

En España, sería el IBEX-35, que representa las 35 empresas más grandes que cotizan en la bolsa española, pero puedes seleccionar cualquier otro de la siguiente lista:

  • EURO STOXX 50, las 50 empresas más grandes de Europa.
  • DAX 30, las 30 empresas más grandes de Alemania.
  • CAC 40, las 470 empresas más grandes de Francia.
  • FTSE 100, las 100 empresas más grandes del Reino Unido.
  • FTSE MIB 40, las 40 empresas más grandes de Italia.

Y podemos conseguir muchos otros índices más...

Todos representan el comportamiento global de esas empresas en conjunto. Incluso existen índices mundiales, y por supuesto, los más conocidos el Dow Jones y el S&P500 de los Estados Unidos.

Efectivo

En tiempos de mercados con dificultades financieras, el efectivo funciona bien. No se deja afectar por los movimientos del mercado de valores, y puedes tener disponibilidad de él.

La mayoría de los inversores tienden a evitar tener efectivo porque la inflación corroe su valor. Sin embargo, en tiempos de recesión económica, el valor del efectivo puede aumentar, o en el peor de los casos, mantenerse.

En la cartera permanente, el efectivo se comporta como un activo de refugio, protegiendo su valor general. Puedes vincular el efectivo, a un activo que mantenga sus mismas características de liquidez y poco riesgo. Por ejemplo: Letras del Tesoro.

Por supuesto, para que la liquidez sea realmente liquidez, debes realizar la compra a corto plazo. Recuerda que este tipo de inversiones tienen muy baja rentabilidad, y subir el plazo realmente hace muy poca diferencia, y pierdes la liquidez necesaria en la cartera.

Otro punto importante a ponderar con las Letras del Tesoro, es que debes seleccionar las de mayor calificación: AAA.

Oro

El oro es un activo muy interesante gracias a su versatilidad. En una cartera permanente, el oro se utiliza como cobertura de inflación. Cuando la economía experimenta un período de inflación, el valor del oro generalmente aumenta.

Esto compensa las pérdidas que experimenta el efectivo durante estos tiempos. El oro en realidad cumple una doble función en esta cartera. Además de la protección de la cartera contra las pérdidas por inflación, también sirve como una inversión segura cuando los mercados están en declive.

Durante estos tiempos, los inversores tienden a abandonar las acciones y buscar oportunidades de refugio seguro, siendo el oro uno de los más populares. Como resultado, cuando los mercados experimentan retrocesos, los precios del oro tienden a subir.

La gente ve el oro como una cobertura contra la inflación, la devaluación de la moneda y se considera un refugio seguro. También ha sido una reserva de valor durante más de dos milenios.

Y no es necesario que compres lingotes de oro para realizar la inversión, aunque lo puedes hacer si quieres. Pero la mejor manera de comprar oro en el mercado es a través de un fondo cotizado (ETF) en oro y metales preciosos. Estarías comprando “oro de papel”.

Este oro de papel tiene el mismo comportamiento y movimiento del oro real. Puedes investigar y considerar tus opciones.

Bonos

Los bonos son una gran protección en tiempos de deflación. En este punto, estás destinando 25% de tu cartera en un activo que ofrece la máxima protección en términos de solidez y estabilidad.

Sin embargo, estos bonos también tienen un inconveniente. Debido a que son inversiones muy estables y confiables, el rendimiento es relativamente bajo en comparación con otras oportunidades de inversión.

Pero si se inicia un ciclo recesivo y deflación y los precios de las acciones caen, los precios de los bonos tienden a subir, lo que ayuda a equilibrar las caídas y mantener tu cartera.

Con los bonos estás invirtiendo en deuda pública y, dado que hay pocas posibilidades de que el gobierno no cumpla, se considera una inversión segura. Cuando inviertes en bonos, estás prestando dinero al gobierno.

Un punto muy importante con los bonos es que, la inversión debe ser a largo plazo. Recuerda que el factor tiempo genera incertidumbre, y por ello, el riesgo aumenta. Al aumentar el riesgo, aumenta también el rendimiento.

Condiciones económicas vs cartera permanente

La estrategia de la Cartera Permanente consiste en utilizar cuatro activos que no se relacionan entre sí, y que responden de forma diferente a los vaivenes del mercado. Cada uno de ellos responderá favorablemente a una condición económica distinta.

Como no puedes predecir el mercado, la cartera permanente debe estar conformada por estos activos, en cantidades iguales (25% cada uno). Esto te evitará una caída del valor de tu cartera, y podrás generar un rendimiento bastante aceptable.

Las condiciones económicas son:

  • La Prosperidad: Donde existe bonanza económica y las acciones ganan valor.
  • La Inflación: En donde el oro se revalúa.
  • La Deflación: En donde los bonos a largo plazo son los reyes.
  • La Recesión: En donde el efectivo gana valor.

La idea principal entonces es, construir una cartera que funciona bien en cualquier circunstancia. La cartera permanente está destinada a beneficiarse de cualquier condición económica.


Te puede interesar leer...


Prosperidad

No es un secreto que a las acciones les va bien en una gran economía. Las acciones proporcionan crecimiento y superan la inflación. Cada cartera permanente debe contener un porcentaje de acciones del 25%.

Cuando existe prosperidad, aumenta el mercado de valores, y por ende aumenta la renta variable. Los inversores se vuelcan en masa a la renta variable. Aquí, tu cartera está bien representada y te generará rendimiento.

Deflación

La deflación ocurre cuando el precio de los bienes y servicios disminuye. Cuando las personas comienzan a ganar menos dinero por la venta de sus productos, se deben reducir los costos, haciendo que exista menos consumo.

Al darse este ciclo, se ralentiza la economía, dando lugar a un periodo de deflación. Los bonos a largo plazo en tu cartera permanente están diseñados para manejar períodos deflacionarios.

En la deflación, las tasas de interés más bajas hacen que los bonos sean un excelente activo, y ya te explico por qué. A medida que bajan las tasas de interés, aumentan los precios de los bonos. Los bonos nuevos se emiten con tipos más bajos, lo que hace que los bonos más antiguos sean más atractivos.

Por ello, la primera característica que debes respetar de esta inversión, es que los bonos deben ser a largo plazo. Son los que darán mayor rendimiento a la hora de una deflación.

Los bonos a largo plazo son más riesgosos que los bonos a corto plazo, pero generan mayores rendimientos.

Inflación

En los períodos inflacionarios, el dinero pierde su valor. El aumento de los precios reduce el poder adquisitivo del dinero. En algunos casos, la inflación extrema lleva a las personas a convertir el dinero en activos físicos. Y es aquí donde entra el oro.

El oro ha sido un refugio seguro y una reserva de valor durante mucho tiempo. Los temores de inflación, empujan a los inversores hacia la inversión en oro, y esto hace que su valor aumente. Cuando el dinero pierde valor, el oro lo gana.

Los periodos inflacionarios son más frecuentes de lo que crees. Por ello, un 25% de tu cartera en oro te protegerá de la inflación.

Recesión

La Cartera Permanente mantiene un 25% de efectivo disponible para cuando la oferta monetaria sea escasa. Esto suele ocurrir cuando el mercado está en baja. Los inversores inteligentes pueden encontrar gangas porque los bienes son más baratos debido al aumento de las ventas para liberar capital.

En la recesión, el dinero en efectivo adquiere valor. Y los activos pierden valor. Por eso, en una cartera permanente, es necesario tener un 25% en efectivo.


Artículos relacionados...


Pros y contras de la cartera permanente

Hay varias ventajas de invertir utilizando el método de Cartera Permanente. Por otro lado, también tiene algunos inconvenientes que debes considerar antes de comenzar. Aquí te las muestro.

Pros de la cartera permanente

Seguridad. La cartera está diseñada para proporcionar seguridad. Independientemente de las condiciones del mercado, aquellos que utilizan esta cartera no tienen que preocuparse por pérdidas significativas incluso en tiempos de dificultades económicas.

Por supuesto, esto es particularmente atractivo para los inversores que se acercan a la jubilación, y también a los pequeños inversores y principiantes. Este nivel de seguridad incluso te puede servir para aprender más sobre inversiones, mientras ganas un poco de dinero.

Rendimiento Razonable. Revisando los históricos de la cartera permanente, se nota un rendimiento a largo plazo de alrededor de un 7% en promedio. Y para cualquier inversor, este número es muy atractivo, sobre todo por el bajo riesgo.

De las carteras seguras que te puedes encontrar en el mercado, la cartera permanente es una de las de mejor rendimiento histórico.

Fácil de operar y administrar. La cartera permanente está hecha solo con cuatro activos, lo que facilita su administración. Además, solo es necesario balancearla una vez al año, por lo que se convierte en una inversión que no necesita gestión diaria.

Bajas Comisiones. En las inversiones, siempre existe un costo, sin embargo, las carteras permanentes tienen costos mucho más bajos que otras carteras.

Esto se explica por el hecho de que, te puedes hacer de activos como fondos indexados y ETF, los cuales no necesitan gran gestión, y por ende las comisiones son muy bajas.

Además, no tendrás costos en mantener oro y dinero en efectivo. Y los bonos a largo plazo también tienen comisiones muy bajas.

Contras de la cartera permanente

Si bien hay muchas razones para estar entusiasmado con la implementación de esta estrategia de cartera, también hay algunas cuestiones a considerar antes de sumergirse en ellas. Las más importantes incluyen:

Alta asignación del efectivo. Una de las características de la cartera que ocasiona gran debate, es el hecho de invertir en efectivo. Y es que el efectivo se afecta muchísimo con la inflación.

Incluso muchos inversores consideran que, tener esa gran cantidad de efectivo en una cartera (25%), te puede proteger a la hora de una deflación, pero no compensa la pérdida ocurrida en periodos de inflación.

O sea, la cartera tendría mejor rendimiento si el porcentaje de efectivo no es tan alto. Esto también está respaldado por el hecho de que históricamente han existido mucho más periodos de inflación que de deflación, además de que la deflación no dura mucho.

Alta asignación del oro. Estoy de acuerdo que el oro es un gran respaldo en épocas de inflación, además de darte cierta seguridad. Pero tener un 25% de tu cartera en oro afectará su rendimiento.

El oro históricamente ha tenido rendimientos menores, en comparación a otros activos que se pueden considerar “seguros”. Y aunque se recomienda tener oro en una cuenta equilibrada, muchos inversores ven este 25% muy alto.

Rendimiento por debajo del mercado. Se calcula que el rendimiento de este tipo de carteras se encuentra en un 7%, de acuerdo a los datos históricos. Y aunque es bastante aceptable, queda lejos de los rendimientos que se pueden conseguir con carteras un poco más agresivas.

Además, históricamente está por debajo del rendimiento de los fondos indexados.

Conclusión

No existe una cartera perfecta, por más que la busques. Si eres un inversor muy preocupado por tu inversión, que necesita mayor seguridad, una cartera permanente podría ser una buena opción para ti.

Pero si eres un inversor agresivo, puede que la cartera permanente te parezca aburrida y una pérdida de tiempo.

Al final, dependerá siempre de ti, de tus objetivos, de tu perfil de riesgo y de lo que quieras conseguir.

David L.

Deja tu comentario 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}