fbpx

Cartera de inversión concentrada VS diversificada

David L.

Todos sabemos que la inversión conlleva riesgo. Y que la gran mayoría de las veces, este riesgo financiero está atado al rendimiento. Y esto es solo uno de los factores que alimentan el gran debate existente entre una Cartera de inversión concentrada Vs Cartera de inversión diversificada.

Y es que, aunque existen muchas características que diferencian estos dos tipos de carteras, lo cierto es que, al final, no puedes evitar hablar de sus relaciones riesgo-rendimiento y hacer su debida comparación.

En este post, te explicaré en qué consiste cada una de estas carteras de inversión, sus ventajas, desventajas, características, y algunas recomendaciones finales...

Así que, comencemos.

¿Qué es una Cartera de inversión concentrada?

Una cartera de inversión concentrada es aquella que basa su inversión en pocos activos, que están relacionados entre sí. Pueden ser del mismo índice, del mismo país, del mismo sector, incluso el mismo tipo de activo.

La premisa principal, es que una cartera concentrada, no está diversificada en lo absoluto. Este tipo de carteras por lo general implica mayor riesgo, a cambio de un mayor rendimiento, aunque no es cierto en todos los casos.

Por supuesto, una cartera concentrada tendrá sus ventajas y desventajas, sus detractores y defensores.

Por ejemplo, en la actualidad, tener una cartera concentrada en una de las empresas tecnológicas de moda, como Amazon, Google o Apple, parece ser una buena idea, por sus altos rendimientos.

Sin embargo, estas acciones no están exentas de caídas, y por ello, tienes el riesgo de perder toda o una buena parte de tu inversión si en algún momento colapsan.

Y aunque parezca improbable que colapsen las acciones de estas grandes compañías, te confirmo que no lo es. En el mercado bursátil y financiero, nada es seguro, y todo tiene un riesgo.

Ventajas de una cartera concentrada

  • Una cartera de inversión concentrada, puede ser más fácil de manejar. Tiene menos activos, y por ende menos información que debas procesar.
  • Si inviertes en activos que conoces, puedes ahorrarte algunas complicaciones. Para ello, lo mejor es investigar y conocer el activo de inversión.
  • Las carteras concentradas tienen el potencial de dar un rendimiento mayor a su índice, aunque para ello, debes analizar bien el mercado.
  • Una cartera concentrada es la mejor manera de invertir, cuando tienes mucha experiencia en algún sector particular, y manejas información privilegiada.

Desventajas de una cartera concentrada

  • La principal desventaja de una cartera concentrada, es el riesgo. La inversión se puede perder en su totalidad, si la referencia del activo cae.
  • Requiere cierta habilidad y experiencia, que pocos tienen. El conocimiento del mercado y de los activos es vital en este tipo de inversiones.
  • La cartera concentrada es muy volátil, y debes estar preparado para ello.
  • Además, con una cartera concentrada, no podrás realizar inversiones que pueden ser atractivas en otros sectores o empresas. Toda tu inversión estará en esa cartera.

Las carteras concentradas en pocos activos, pero de alta calidad, pueden tener un mayor rendimiento que las diversificadas. Si concentras tu inversión en empresas líderes del mercado, tendrás muchas probabilidades de tener una alta tasa de retorno.

Existen posiciones en el mercado que son muy sólidas y pueden devolver un alto rendimiento. Estas son las mejores opciones para una cartera concentrada.

Además, tú como inversor, podrás familiarizarte mejor con tus acciones o activos, ya que son pocos y controlables.

Sin embargo, una cartera concentrada es muy susceptible a las caídas y alzas. Significa que es mucho más volátil, y por ende es más riesgosa. Esta volatilidad puede afectar enormemente tu inversión.

Las carteras concentradas tienen mucho mayor potencial de ganancias, pero es muy difícil que tengan éxito. El éxito de esta cartera dependerá del conocimiento del mercado, el análisis y la investigación que hayas llevado a cabo.

Y para hacer todo esto, debes tener experiencia, contactos y mucho conocimiento del activo en el cual quieres invertir. Por ello, las carteras concentradas no son para todo el mundo.

¿Qué es una Cartera de inversión Diversificada?

La palabra “Diversificada” es la clave. Una cartera diversificada se caracteriza por ser una inversión basada en varios activos diferentes, de sectores diferentes, de empresas diferentes, incluso de tipos de activos diferentes.

Y aunque pareciese ser muy difícil realizar una inversión de este tipo, en realidad es la recomendada para la mayoría de los inversionistas. No necesitas conocer los activos y tener una gran experiencia para tener una cartera diversificada.

Muchos estudios han confirmado que, mientras más diversificada sea la inversión, con más activos diferentes, el riesgo disminuye notablemente, aunque también disminuye el rendimiento total de la cartera.

Una cartera diversificada no se vería tan afectada si uno de sus activos colapsa. Además, puede aprovechar el empuje de otras economías, otros mercados, otros sectores diferentes a los que estamos acostumbrados.

La diversificación de la cartera, hace que pierda volatilidad y sea menos arriesgada. Y por ello, es que esta cartera es la que se recomienda para la mayoría de los mortales, como tú o yo.

Y lo mejor de todo, es que existen estudios que se han realizado comparando estas dos carteras a largo plazo, y la cartera diversificada sorprendentemente ha generado mayor rendimiento que la cartera concentrada, la mayoría de las veces.

Ventajas de una cartera diversificada

  • La cartera diversificada es menos volátil y tiene menos riesgo. Este bajo riesgo hace que sea mucho más atractiva para la mayoría de los inversores.
  • No necesitas conocer mucho del mercado bursátil y financiero, ya que te puedes apoyar en un asesor, que puede diseñarte la cartera a la medida de tus objetivos.
  • La cartera diversificada protege tu inversión de la volatilidad de los mercados, afectándose poco o nada en cada caída.
  • Además, una cartera bien diversificada, puede participar de las ganancias de otros mercados y sectores.

Desventajas de una cartera de inversión diversificada

  • Por lo general, los rendimientos son menores al promedio, aunque no es el mismo caso para todas. Puedes encontrar carteras diversificadas que están generando ganancias por encima del promedio, e incluso por encima del índice de referencia.
  • En una recesión de mercado, las carteras diversificadas no parecen ser una buena opción. Las recesiones afectan los índices globales, afectando todos los activos. Y aquí la diversificación no te ayudaría, salvo que tengas respaldo en efectivo.
  • En una cartera diversificada, se necesita una monitorización constante e intervenciones para balancear la cartera y mantenerla diversificada en el tiempo. Esto puede ser estresante para algunos.

Para el común de las personas, como tú o yo, una cartera diversificada es la mejor opción y lo más recomendado. La diversificación mitiga el riesgo de la inversión, y la protege de la volatilidad del mercado.

A final de cuentas, para la mayoría de nosotros es más valioso ganar poco dinero con el menor riesgo posible.

Si todo tu dinero lo concentras en un sector específico, o peor aún en una sola compañía, sufrirás los embates de las fluctuaciones normales del mercado. Esto puede afectar que logres tus objetivos, perdiendo tu dinero.

Una cartera diversificada en cambio, puede darte alguna oportunidad de crecimiento en otros mercados o compañías, solapando y recuperando las posibles pérdidas que puedas tener en alguna otra categoría.

¿Cómo Diversificar Mi Inversión?

Diversificar es fácil, si tienes una estrategia clara de lo que quieres. Vas a repartir tus fondos en una serie de activos, que consideras que te podrán generar ganancias en conjunto.

Para realizar una buena diversificación, te daremos las siguientes recomendaciones:

1. Debes invertir en diferentes empresas

Debes repartir tus fondos en más de una acción. Selecciona acciones de varias empresas diferentes. Así, si una cae, puedes recuperarte con las otras.

2. Debes invertir en diferentes sectores

Así como seleccionaste varias empresas para realizar tu inversión, lo ideal es que cada una de ellas represente a un sector diferente.

Puedes invertir en el sector de la tecnología, que está muy de moda, pero además puedes invertir también en bienes raíces, metales preciosos (oro, plata), petróleo, crowdlending, etc.

Si un sector se llega a ver afectado por cualquier razón y se cae, podrás recuperarte con otro sector. Si los sectores están bien, estarás ganando, y es muy poco probable que todos caigan al mismo tiempo.

3. Debes invertir en diferentes zonas del mundo

Exista una premisa entre inversores que reza lo siguiente: “No inviertas todo tu dinero en tu propio país”. Y esto tiene su explicación. El inversor promedio tiende a sobrevalorar el sector y la empresa que conoce. A esto se le conoce como “sesgo de origen”.

Lo ideal es que puedas invertir en otros mercados, como el Latinoamericano, el asiático o el estadounidense. Lo importante es que no te quedes solamente con las inversiones europeas.

Por ejemplo, en Europa la inversión tiende al sector de las telecomunicaciones y automotriz, en Estados Unidos, al sector de las tecnologías, en Latinoamérica, la tendencia es el sector energético.

Investiga y utiliza esta información a tu favor, pero no te quedes solo con inversiones europeas.

4. Debes invertir en diferentes niveles de capitalización

El nivel de capitalización es lo que diferencia a las empresas grandes de las chicas. Con esto te quiero decir que, intenta invertir tanto en empresas grandes, como en empresas medianas y pequeñas.

Esto te protegería en caso de que alguno de estos niveles caiga. Por ejemplo, puede darse el caso que las acciones de las grandes empresas se vienen a pique, pero se mantienen las acciones de empresas pequeñas. Así estarías respaldado por el precio de estas acciones.

A la inversa, también puede pasar, e igual estarías respaldado.

5. Debes invertir en diferentes tipos de activos

Existen cuatro tipos principales de activos:

  • Las acciones (renta variable).
  • Los bonos (renta fija).
  • El efectivo.
  • El Oro.

Cada uno de estos activos tiene características que puedes explotar a tu favor, dándote protección en ciertas tendencias del mercado.

Esta es la base de lo que se conoce como “cartera permanente”, en la que se busca protección y minimizar el riesgo diversificando a partes iguales entre estos cuatro activos.

Aunque este tipo de inversión tiene rendimientos menores, el riesgo es bastante bajo, y mantiene una buena diversificación.

6. Otros tipos de inversiones

Además de todos estos tipos de inversiones, también es recomendable que inviertas en una empresa que esté en franco crecimiento. Revisa sus indicadores y comprueba que, a pesar de tener un precio estable y moderado, la empresa se está proyectando a crecer.

Este tipo de inversiones pueden darte gratas sorpresas.

También puedes buscar empresas que tienen valores infravalorados en sus acciones. Aunque son más difíciles de detectar y requieren cierta experiencia para identificarlas, estas acciones pueden convertirse en verdaderas potenciadoras de tu cartera.

Recomendaciones Finales: ¿Cómo Invierto Mi Dinero?

Invertir en una cartera de inversión concentrada o diversificada, ya queda a criterio tuyo. Ya has visto las ventajas y desventajas de cada una, y puedes compararlas con tus objetivos y perfil para saber cuál sería la ideal para ti.

Tenemos algunas recomendaciones finales, que son aplicables indistintamente del tipo de cartera que escojas para invertir:

Invierte en lo que sabes. Los mercados siempre están en constante cambio. En la actualidad, el sector de la tecnología parece ser el que liderará la economía mundial. Identifica un sector o compañía que consideras tiene mucho futuro de acuerdo al contexto que manejas y al conocimiento que tienes.

Invierte en tus intereses. Sería realmente aburrido invertir en algo que no conozcas y no te llame la más mínima atención. Si no es algo que te gusta, por lo menos que sea algo atractivo que te motive a investigar y conocer más de esa compañía o sector.

Si inviertes en algo que amas, te resultará más fácil conocer y comprender su crecimiento. También puedes disfrutar verificando tu inversión todos los días.

Enfócate en el objetivo. Si estás comenzando en el mundo bursátil. No te dejes estresar por la volatilidad del mercado. Todo esto es una carrera larga, a largo plazo. Los mercados pueden caer de un día a otro, y luego recuperarse, para volver a caer.

Lo mejor es que tengas un objetivo trazado a largo plazo y no te desmotives por las fluctuaciones.

Busca ayuda. Nadie se las sabe todas. Busca información, asesórate. En el mundo bursátil existen buenos asesores que pueden darte excelente información sobre inversiones y finanzas.

Incluso, en la misma plataforma en la que realizas tus inversiones, podrás encontrar gente muy valiosa que te puede dar una mano.

Deja tu comentario 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}