El programa del dinero

El programa del dinero

Como yo sigo con las manos a la obra (si quieres te explico el porqué), literalmente (puedes ver las fotos un poco más abajo)... Le he pedido a un amigo que escribiera un artículo sobre el programa del dinero, o dicho de otro modo, la programación mental que todos tenemos (la hemos ido desarrollando a lo largo de nuestra vida) con respecto al dinero y la riqueza.

Este asunto no es baladí, pues en esta vida solo hay dos caminos con respecto a la riqueza, o te estás acercando a ella o te estás alejando de ella, punto.

Así que [email protected] mío, si tu programa del dinero no es el adecuado (si existe en tu mente alguna creencia limitante con respecto al dinero), no importará lo que hagas, da igual los libros que leas o los cursos que hagas, no alcanzarás el éxito económico. Como ves estamos hablando de un asunto muy importante.

Sin más dilación, te dejo con Lucas... Espero que disfrutes de este magnífico artículo.

Por cierto, te dejo unas fotillos para que veas cómo van las obras y lo que va a ser mi nuevo despacho (espero que más pronto que tarde).

Obras casa 6
Obras casa 5


Amar el dinero es bueno…

Antes de nada deja que te diga algo… ¡Yo, amo el dinero!

Ahora mismo estarás pensado que me he vuelto loco, que soy un capullo que solo piensa en el dinero o simplemente que no sé lo que digo. Es normal, la educación que hemos recibido acerca del dinero nos hace pensar así.

La cultura latina, cristiana, católica, apostólica romana nos enseña que el dinero es algo negativo en general, que no hay que hablar de ello, que es algo que hay que ocultar, etc.

En cambio, si lo analizas con detalle, todo el mundo necesita, y sobre todo quiere dinero y, te guste o no, es necesario en tu vida. Vas a tener que vivir y relacionarte con él cada día, todos los días de tu vida. Y siendo así, ¿por qué no llevarse bien con él, e incluso amarlo?

Ahora vayamos al amor, que como en la brillante película de “El Elemento”, protagonizada por Bruce Willis y Milla Jovovich, el amor era la clave para la continuidad de la vida. Es el elemento clave para la vida, sin amor nada es posible, sin amor el ser humano se extinguiría y es el amor el motor de todas las cosas. No puedes vivir sin él y ser feliz.

No conozco a nadie exitoso y con dinero que no ame lo que hace. ¿Te imaginas  a Nadal diciendo que el tenis es un horror y que lo odia?, ¿a Will Smith en una entrevista diciendo que ser actor es horrible y lo peor que uno puede hacer?

“Solo cuando se ama lo suficiente algo, se es capaz de hacer cualquier cosa para conseguirlo, sin reservas”

Por último, tenemos el tiempo, aquello que todo el mundo quiere y que muy pocos disfrutan como desean, nuestro activo más preciado, que nunca vuelve y que peor gastamos…

Muchos entregamos nuestro tiempo a cambio de nada, lo derrochamos y dejamos que se escurra entre nuestras manos como la arena de un reloj. Pero, ¡cuidado! Es lo único que tenemos y por desgracia es lo único que no se puede recuperar.

Al final cambias tiempo por dinero, compras tiempo con dinero, por lo tanto el tiempo es dinero. Y si el tiempo es dinero, cuanto más cuides tu dinero, mejor estarás cuidando tu tiempo, por lo tanto tu vida. ¿Empiezas a entender porque amo el dinero? Porque amo mi tiempo, porque amo mi vida.

El dinero no da la felicidad, pero compra el tiempo necesario para dedicarte a aquello que realmente te hace feliz.

Entonces, si vamos a tener que convivir y utilizar el dinero todos los días de nuestra vida, si necesitamos el amor para vivir y ser felices, y si sabemos que el tiempo es dinero…

¿Tiene sentido que amar el dinero nos proporcione una vida próspera, satisfactoria y placentera? ¿Tiene sentido que amar tu actividad te reporte el éxito que te mereces, y como consecuencia, el dinero que deseas? ¡Por supuesto que sí! ¡El dinero no es más que el resultado!

La mayoría de las personas viven de manera inconsciente rechazando el dinero y criticando a aquel que lo tiene, lo gana y lo disfruta. Esto viene provocado por la envidia, que es el deporte nacional por excelencia. Pero veamos cómo trabaja la envidia y porque:

La envidia no es más que un estado mental, y es una herramienta utilizada como defensa por nuestra mente subconsciente. Cuando nuestra pobre mente se siente incapaz de conseguir algo (un logro, dinero, un mejor trabajo, mejor cuerpo, etc.) o simplemente no se siente merecedora de ello, para que la mente consciente no se sienta una frustrada e incapaz durante cada día, todos los días de su vida, busca excusas que justifiquen su incapacidad.

Estas normalmente son críticas y menosprecios hacia aquello que no son capaces de lograr y que por supuesto dan cobertura lógica a su pobre comportamiento y principalmente su falta de acción.

Entonces construye frases de rechazo y creencias que lastran cualquier posibilidad de conseguir aquello que realmente desean.

Como por ejemplo; con el trading no se gana dinero, nadie gana dinero con las inversiones, los formadores son unos vende humos, el sistema no funciona, y un largo etcétera que dará cobertura lógica a su incapacidad.

Ahora bien, te invito a que hagas la siguiente prueba. Dirígete a tu pareja, a tu mejor amigo, algún familiar y dile que no es importante para ti, que para ti no vale nada y que es malo estar a su lado. ¿Cuánto tiempo crees que tardará en ponerte las maletas en la puerta? ¿Mandarte a paseo? O, ¿dejar de hablarte definitivamente?

En un abrir y cerrar de ojos habrás sentenciado tu matrimonio, perdido a tu mejor amigo o destrozado tu relación familiar. Con el dinero pasa igual, solo hay dos caminos hacia la riqueza. O te diriges hacia ella, o simplemente te estás alejando, y si no amas lo suficiente a tu dinero, éste no estará mucho tiempo a tu lado. ¿Tiene sentido lo que planteo?

Un tonto y su dinero no están mucho tiempo juntos, no seas tonto y ama tu dinero.

Ahora te estarás preguntando que cómo se consigue el éxito, dinero, abundancia, en resumen, la ansiada riqueza. Cientos de miles son los libros que te explican cómo alcanzar la riqueza, más aún los manuales e infinitas las actividades que te prometen la libertad financiera y el éxito económico. Privilegio de muy pocos es conseguirlo y millones los que fracasan en el intento.

¿Qué es lo que marca la diferencia?

¿Por qué es tan limitado el éxito económico y la riqueza?

Todo se reduce a algo muy sencillo, tienes que tener el programa del dinero adecuado. Si tu patrón financiero no está programado para el éxito, nada de lo que aprendas, nada de lo que hagas y nada de lo que sepas, servirán para cambiar mucho las cosas.

La mente es compleja, y durante nuestra vida se conforman una serie de creencias, que son los que van a determinar nuestros resultados en el futuro puesto que actuamos en función de las mismas de manera subconsciente principalmente.

Uno de estas creencias, que nos condicionan y marcan de por vida, es lo que he denominado como “El programa del dinero”, ese que llevamos instalados todos y desconocemos.

Esa es la clave del éxito o del fracaso. Según sea ese programa desarrollado durante los años de tu vida, instalado por tu entorno más directo, procesado y asimilado en el tiempo por ti, serán tus resultados.

Albert Einstein dijo una vez:

"Todo el mundo al nacer es un genio"

Y el sistema se encargará de destruirlo, digo yo. La familia, el entorno, la educación... Nos moldean como una pieza de arcilla.

Según la PNL percibimos el mundo de tres maneras y como consecuencia aprendemos y desarrollamos toda una clase de programas en base a ello:

El primer modo en el que percibimos el mundo y el más común es de manera visual, es decir, por todo lo que vemos a nuestro alrededor, en nuestro mundo. Entonces, y hablando en relación al mundo del dinero. Te pregunto:

¿Cómo son tus padres, tus abuelos, tus amigos, tus educadores? ¿Ahorran o invierten? ¿Asumen riesgos o son conservadores? ¿Viven para trabajar, o para crear riqueza? ¿Tienen carencias o viven en abundancia? ¿Son conformistas o inconformistas? ¿Trabajadores o emprendedores?

Otra de las maneras por las que percibimos y construimos nuestra realidad y programas es de manera auditiva, lo que escuchamos. Y entonces te vuelvo a preguntar:

¿Qué escuchabas de pequeño? ¿Qué tipo de frases se repetían en tu entorno durante tu niñez, la adolescencia, o incluso hoy en día? ¿Cómo andamos de frases de la infancia?

El dinero no crece en los árboles, eso no podemos pagarlo, el dinero no da la felicidad, lo ricos se hacen robando, estudia para ser alguien en la vida, si con tener para pagar me basta, necesito muy poco para vivir... Y cientos de miles de frases limitantes con el dinero, que normalmente construyen rechazo hacia el mismo y todo lo relacionado con la riqueza y el éxito.

Y por último, de manera kinestésica, lo que percibimos por las emociones, el tacto, las sensaciones, es decir, aquello que conforma y construye nuestras propias experiencias. Te pongo un par de ejemplos:

Imagina que una niña recibe dinero a escondidas de su abuela sin que se entere su hermana menor, ya que esta es la preferida de la abuela. Además, la señora le dice, no le digas nada a tu hermana y lo repite cada vez, comprando el cariño de su nieta. Conforme pasen los años esa niña desarrollará la creencia de que el dinero es algo sucio y se consigue de manera engañosa.

Piensa en este otro:

Imagina unos padres que discuten delante de sus hijos constantemente por el dinero y su escasez. Esos niños desarrollarán la creencia de que el dinero genera problemas y sentirán rechazo en su subconsciente, realizando todo tipo de acciones inconscientes con las cuales alejarán el dinero de su lado.

¿Me explico en lo que quiero decir? Según en el entorno en el que hayas crecido, lo que hayas visto, oído y experimentado, tu programa será constructivo o destructivo.

Ahora ya puedes entender mejor, por qué sólo unos pocos alcanzan el éxito económico o la libertad financiera. Da igual lo que hagas, estudies o emprendas, hasta que no te reprogrames desde el interior tu relación con el dinero y modifiques tu programa, no alcanzarás la riqueza.

¿Cuál es tu programa del dinero? El primer paso para alcanzar cualquier resultado es la consciencia y ahora ya conoces cómo se han creado tus creencias. Uno de los programas más importantes, que determinará tu futuro económico y financiero es este, y el siguiente paso debe ser tomar acción y cambiar aquello que no te guste.

En su extraordinario libro; Los secretos de la mente millonariaun gran maestro T. Harv Eker cita la conmovedora historia de Russell H. Conwell, según es contada en su libro Acres de diamantes, escrito hace ya más de cien años:

Acres de diamantes

Ya os digo que deberíais haceros ricos, y que es vuestra obligación haceros ricos. ¡Cuántos de mis piadosos hermanos me dicen: “ Y usted, siendo sacerdote cristiano, ¿se pasa el tiempo recorriendo el país, arriba y abajo, y aconsejando a los jóvenes que se hagan ricos, que ganen dinero?” Sí, claro que sí.


Dicen: “¡Qué horror! ¿Por qué predica usted el evangelio en lugar de ir predicando que los hombres ganen dinero?”. Pues porque ganar dinero de manera honrada es predicar el Evangelio. Por eso. Los hombres que llegan a ser ricos pueden ser los hombres más honrados que encuentres en la comunidad.


Y algún joven de los presentes esta noche puede decir:” Ah, pues a mí me han dicho toda mi vida que si una persona tiene dinero no es nada honrada, que tener mucho dinero es deshonroso, mezquino y despreciable”.


Amigo mío, ése es el motivo de que tú no tengas dinero, el tener esa idea de la gente. Eso es en lo que está basada tu fe es del todo falso. Permitidme que os diga claramente que noventa y ocho de cada cien hombres (y mujeres) ricos de América son honrados. Por eso son ricos. Por eso mantienen grandes empresas y encuentran toda la gente que quieran para trabajar con ellos.


Y otro joven dice: “A veces oigo hablar de hombres que consiguen millones de dólares de forma deshonesta”. Sí, por supuesto, también yo. Pero, de hecho, son casos tan excepcionales que los periódicos hablan de ellos como noticia, y lo hacen constantemente hasta que te formas la idea de que todas las demás personas ricas se hicieron ricas con métodos deshonestos.


Amigo mío, tú llévame a los barrios de las afueras de Filadelfia y preséntame a los propietarios de las casas que hay en los alrededores de esta gran ciudad, casas tan hermosas, con jardines y flores, esas espléndidas y artísticas casas, y yo te presentaré a las mejores personas de nuestra ciudad, tanto por su carácter como por su empresa.


El hecho de ser propietario de su casa hace más honorable, honrado y puro, auténtico, ahorrador y cuidadoso a quien la posee. Predicamos en contra de la codicia en el púlpito y empleamos los términos “cochino dinero” de forma tan extrema que los cristianos se forman la idea de que tener dinero es malo para cualquier hombre.


El dinero es poder, ¡y deberíais ambicionar razonablemente poseerlo! Deberíais porque podéis hacer un mayor bien con él que sin él. Es con dinero como se imprimieron vuestras Biblias, como se construyen vuestras iglesias, como se envía a vuestros misioneros y como se paga a vuestros predicadores.


Yo digo, pues, que deberíais tener dinero. Si podéis llegar a ser ricos honradamente es vuestro religioso deber hacerlo. Es un error espantoso por parte de estas piadosas personas pensar que, para ser piadoso, deben ser terriblemente pobres.

El pasaje de Conwell hace varias observaciones excelentes. La primera trata de la confianza, no se puede ser rico si no confían en ti y al mismo tiempo debes ser digno de la confianza de los demás.

También vemos cómo actúa la envidia en lo relacionado al mundo del dinero, cómo se construye nuestro programa del dinero en base a la información de nuestro entorno y las creencias difundidas en el mismo.

Pero una de las cosas más importantes que para mí muestra es que con el dinero se puede hacer mayor bien que sin él. Para ganar dinero tendrás que ser mejor, y si te conviertes en tu mejor versión y ganas el dinero que deseas, podrás ayudar a más personas, crear puestos de trabajo, generar riqueza en tu comunidad, aportar valor a la sociedad, hacer mayores donaciones, etc.

Lo mires por donde lo mires, la riqueza es algo positivo y maravilloso que te permitirá hacer acciones grandiosas y por otro lado, ser pobre no es bueno para nadie. Reprográmate para el éxito. Conviértete en un ganador en el juego de la vida y consigue todo cuanto desees.

La Riqueza es un estado mental y el Dinero el resultado.

El dinero es una energía, y como tal no desaparece, simplemente cambia de manos. Procura que se dirija hacia las tuyas. En la vida existe lo que llamo el ángulo de la riqueza, es un ángulo de 180º en el que únicamente hay dos caminos…

O te acercas hacia la riqueza, o te estás alejando de ella.

Tú decides.

Ama lo que haces, ama tu tiempo, ama tu vida… ¡Ama tu dinero!

Lucas Hidalgo.

¡Compartir es vivir!



Únete a los más de 3000 Samuráis Financieros

Kit gratuito finanzas personales sidebar

Podrás DESCARGAR GRATIS el Kit para poner tus finanzas en modo "TURBO" y dejar de preocuparte por el dinero. Además, recibirás en tu Email mis mejores artículos y ... ¡Muchas sorpresas!


Top 3 artículos recomendados



conversaciones sobre el dinero - samurai financiero

Si todavía no has descubierto "Conversaciones sobre el dinero" te estás perdiendo la mejor serie de vídeo entrevistas con los mayores expertos en; Educación Financiera, Finanzas Personales, Independencia Financiera, Invertir en Bolsa, Ingresos Pasivos y mucho más... Aquí te dejo una selección de las mejores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
SAMURAI FINANCIERO te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones serán tratados por David López como responsable de esta web. La Finalidad es moderar los comentarios. La Legitimación es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de Wordpress Engine. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a [email protected] o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en Política de privacidad.