¿Qué son las Creencias Limitantes sobre el dinero y cómo nos afectan?

creencias limitantes

Todos tenemos creencias limitantes, en mayor o menor medida...

Tu situación financiera actual y futura, está muy relacionada con la capacidad para detectar este tipo de pensamiento o creencias limitantes que rigen tu vida y eliminarlas (o al menos rebajar al máximo su influencia) de nuestra mente.

Para el post de hoy, es un honor para mí presentarte a mi hermana Laura... Especialista y Postgrado en Bioneuroemoción, sabe una "par de cositas" sobre este tema.

Te dejo en buenas manos...

Qué son creencias limitantes

Para conocer por qué nos ocurren ciertas cosas, es fundamental que hablemos de las creencias limitantes.

¿Por qué se repiten en nuestra vida ciertas situaciones que nos mantienen siempre en el mismo lugar?

¿Por qué funcionamos en piloto automático la mayor parte del tiempo? 

¿Qué consecuencias tiene este comportamiento en nuestra salud financiera?

Déjame decirte algo; solo puedes escapar de estas situaciones si entiendes que eres tú el que las está creando, y aprendes cómo puedes cambiar tu realidad.

—¿Entonces?

  • ¿Me estás diciendo que yo no tengo dinero porque no quiero?
  • ¿Qué el dinero desaparece de mi vida porque así lo deseo? 
  • ¿Qué no llego a final de mes porque me es agradable?
  • ¿Qué no tengo el coche o la casa que me gusta porque estoy mejor en una con vecinos molestos y cuotas de comunidad de la que apenas hago uso?

—Estas preguntas podrían ser interminables….

¡Definitivamente sí!, te estoy diciendo justo eso.

Pero espera, antes de que te molestes... Permíteme aclararte que no es tu culpa, sino de las creencias limitantes que tienes instauradas en tu mente.

Si, desde incluso antes de nacer, este tipo de pensamientos limitantes hacen que de manera inconsciente y sin darte cuenta, tú mismo te estés tirando piedras a tu propio tejado.



Cómo identificarlas

Verás, ¿verdad que siempre en todas las familias se ha dicho que el niño o la niña ha sacado los ojos, la nariz o cualquier otra parte del cuerpo parecida a la de Papá o Mamá? Incluso, a la de los abuelos o los tíos...

Nadie duda hoy en día de que heredamos los rasgos físicos, ¿cierto?

Pues presta mucha atención porque aquí es donde viene lo importante...

Se ha demostrado científicamente que no solo heredamos los rasgos físicos, sino que también heredamos los comportamientos y la manera de pensar.

Has leído bien, heredamos la manera de comportarse y exactamente la misma forma de pensar que nuestros ancestros, ¿cómo te quedas?

Está claro que heredamos rasgos físicos, incluso enfermedades de origen genético.

El tema (y no digo problema porque no siempre es así) es que a través de una información que hay en las cadenas de ADN y de unos genes que cambian con el ambiente emocional y ambiental del entorno durante toda la vida de los individuos también se nos transmite información menos palpable a la vista.

Esa información se codifica y genera un paquete de energía que explicado de una manera sencilla y muy básica, llega al cerebro, se libera, se clasifica y se proyecta hacia afuera, a modo de vivencias, pensamientos y patrones de comportamiento.

¿Y cómo llega esa información ahí?

Cómo se forma una creencia limitante

Toda esa información retenida en los genes tiene un papel fundamental, que es el de la supervivencia individual y del clan.

Esto significa que aunque no te funcionen ahora o te estén limitando, ya que todas las creencias que tienes están condicionando tu vida para bien o para mal, en su origen esas creencias sí tuvieron un fin... Protegerte.

Veamos ahora algunos ejemplos de creencias limitantes, en este caso relacionadas con el dinero...

Creencias limitantes del dinero

  • El dinero es una mierda.
  • El dinero no crece en los árboles.
  • No hay suficiente dinero para todos en el mundo.
  • Hay que trabajar muy duro para atraer el dinero.
  • Si soy exitoso la gente me odiará.
  • Para ganar dinero hay que sudar sangre, sudor y lágrimas.
  • No puedes tener dinero y disfrutar de tu tiempo si no naces rico.
  • No puedes ganar dinero sin engañar a los demás.

Ejemplo

Si analizamos la primera creencia limitante, bien podría ser la exclamación de una mujer, la cual tiene un marido que se encarga de traer el dinero a casa, y al llegar a final de mes, no hay suficiente para cubrir todos los gastos y comprar alimento para sus hijos.

Resulta que sus hijos son pequeños y están escuchando las quejas de su madre y experimentando esas vivencias en casa. Quejas que han estado escuchando desde que tenían uso de razón, además de sufrir el ambiente de estrés que se vive en casa por culpa del dinero (mejor dicho, por la falta de dinero).

¿Qué idea crees que esos niños convertidos en adultos van a tener acerca del dinero? Pues con muchas probabilidades será la misma... ¡El dinero es una mierda!

Por supuesto, como ha sido algo que han adquirido de pequeños, en una edad en la que lo que dicen los padres o tutores es imperativo y no hay filtros de juicio, se quedan grabadas en la mente para actuar desde ese momento en adelante.

Cómo eliminar creencias limitantes

En el ejemplo anterior, encontrar el sentido de protección podría parecerte complicado, pero si nos olvidamos por un momento del origen y su sentido y analizamos la frase; ¡El dinero es una mierda!

¿Cómo te sientes al pronunciar ésta frase? ¿Sientes que es real? ¿Te suena?

En caso afirmativo, piensa en lo siguiente...

Si quisieras ser amigo de alguien y le dijeras que es una mierda, ¿crees que esa persona iría corriendo a tus brazos a ser tu amigo fiel?, ¿crees que te brindaría todo su apoyo?

¿Verdad que no?, pues el dinero tampoco. Así de simple, y así de eficazmente funcionan nuestras creencias limitantes.

Por lo tanto, para eliminar cualquier tipo de creencia limitadora, es necesario que controles lo que dices y lo que te dices (tu dialogo interno).

Ejemplo número dos

Si me has seguido hasta aquí, estás preparado para pasar al siguiente ejemplo, un poco más complejo.

Imagina una familia, en la que el abuelo tenía muchas tierras y mucho dinero, que se había ganado trabajando y haciendo sus inversiones por aquí y por allá.

En aquellos tiempos difíciles de post-guerra donde era difícil comer para la mayoría de los ciudadanos, una noche unos villanos famélicos, entran a robar en casa del anciano, y este al resistirse recibe una paliza que le causa la muerte.

Aquí en este caso de bioshock para el resto de la familia, podríamos ver la creencia inconsciente, y repito de nuevo INCONSCIENTE, no te das cuenta que se instaura...

  • ¡Si tienes dinero o te roban o te matan! 
  • ¡Tener dinero es malo!
  • ¡Es mejor ser pobre y feliz que rico y desafortunado!


Puedes utilizar la que más te guste.

¿Cómo les afectaría esta creencia limitante inconsciente al futuro de los demás miembros del clan?

Pues tendrían trabajos precarios, si tuvieran trabajos en los que ganan mucho, lo gastarían todo en juego o artículos innecesarios, vivirían en casas modestas, perderían las herencias, etc...

¿Por qué? Muy sencillo, porque el cerebro siempre está trabajando para protegerte, y si tienes una creencia muy arraigada de que el dinero pone en peligro tu vida, tu cerebro te guía por caminos que sean seguros, como los que te acabo de nombrar.

Bioneuroemoción

El cerebro aprende por imitación y repetición, si ocurre algo que dañe gravemente tu integridad física, entonces actúa por evitación.

Por ejemplo, como cuando pones la mano en el fuego por primera vez, y al momento tu mano como poco te quema, y con menos suerte te habrá salido alguna ampolla. Ya no volverás a poner tu mano en el fuego a no ser que realmente te quieras quemar.

Con las creencias pasa lo mismo, porque el cerebro no distingue la realidad de la ficción.

De hecho, cuando estamos viendo una película, nuestro cerebro es incapaz de distinguir si lo que estamos viendo es real o es ficticio, o mejor dicho.

¡Para el cerebro, todo es real, incluso los simbolismos!

Otro ejemplo, analicemos las siguientes creencias limitantes:

¡Si tiene mucho dinero algo malo habrá hecho! ¡Los que tienen mucho dinero son unos sinvergüenzas y ladrones!

Sin entrar en temas de gustos políticos, estarás de acuerdo conmigo en que mucha gente piensa que los políticos son unos ladrones o corruptos, ¿cierto?

Bien, pues sin intentar averiguar si esta afirmación es verdadera o no, pregúntate lo siguiente:

¿Te gustaría ser un ladrón sinvergüenza?, ¿te gustaría hacer cosas malas para conseguir dinero y que el resto de la gente te insultara?

Si tu respuesta a estas preguntas es no, entonces debes de revisar tu creencia y ver si de verdad te sirve a día de hoy...

Puesto que tus órdenes son deseos, si para ti todos los que tienen dinero son malos, sinvergüenzas y obtienen el dinero haciendo cosas de dudosa reputación, y tú no quieres ir por ese camino, entonces debes de dar las gracias de no tener ni un euro en tu cuenta.

Pero, si por el contrario, deseas tener dinero, eres una buena persona y honesta, entonces debes de revisar tu creencia, puesto que está bloqueando tu camino hacia la libertad financiera.

Además, piensa en cuanta gente de mucho dinero, de miles de millones de dólares hay en el mundo ayudando a otra gente sin necesidad ni obligación.

Estas personas han ganado todo ese dinero honestamente, utilizando bien su imaginación y sus ideas. ¿Ves?, depende del punto de vista que lo mires lo verás de un color u otro.

Cómo se crea una creencia limitante

En definitiva y muy esquemático:

  • Infancia.
  • Herencia epigenética.
  • Improntas.
  • Experiencias vividas como bioshocks.


Las creencias limitantes se crean, la mayoría de veces, al escucharlas de personas que para nosotros son importantes

Gracias a la repetición, se han quedado grabadas en nuestra mente, trabajando como el segundo plano de una aplicación de móvil, que parece que no está activada, pero está gastando datos y trabajando por detrás del resto de aplicaciones.

La finalidad real e inconsciente de las creencias limitantes es la de protegernos de algún peligro real o simbólico...

Sabiendo esto, hay que observar muy bien los simbolismos, porque aunque no le veamos el sentido, siempre lo hay.

Detrás de cada comportamiento y creencia limitante hay un sentido biológico que está por encima de todo eso y que tiene una función mucho más primitiva.

Cómo nos afectan las creencias limitantes

Pues nos afectan de múltiples maneras...

Patrones de comportamiento inconsciente, por ejemplo:

  • Guardando siempre todo el dinero, con miedo de que te lo puedan quitar, o de que lo pierdas, o de que te quedes sin él
  • Jugando y apostando todo lo que ganas.
  • Haciendo compras desmesuradas, gastando más de lo que ganas.
  • Pensando que no te lo mereces, porque no eres lo suficientemente bueno, o que no serás capaz de gestionarlo.


En definitiva, detrás de toda creencia generalmente hay un miedo al que hay que mantener calmado, a veces de maneras ilógicas. Pero recuerda que el inconsciente no hace juicio alguno.

Como puedes ver, las creencias limitantes afectan y te impiden alcanzar la abundancia, de modo que consigues trabajos precarios, te pagan poco, no te pagan, tienes que pedir ayuda económica a los demás, vives mantenido, no puedes tener la familia y la casa que te gustaría, tu coche o carro, a veces sí que ganas dinero pero así como lo ganas de igual manera se te escapa de las manos. 

Vamos, que por a o por b siempre te falta el dinero y lo de la libertad financiera suena a sueño romántico para ti.

A estas alturas, ya habrás reconocido alguna de estas situaciones en tu vida, ¿cierto?

¿Y ahora qué? ¿Cómo cambiamos eso?

Cómo cambiar creencias limitantes en pocos minutos

No te preocupes, primero vamos a terminar de enumerar todas aquellas creencias con respecto al dinero que posees, las agrupamos, y las aniquilamos ¿te parece buena idea?

Para ello, puedes leer el post que escribió mi hermano, encontrarás en él algunos ejercicios muy reveladores y prácticos.

Yo me despido, espero que esta breve introducción sobre las creencias limitantes te haya resultado interesante.

Pienso venir con más material sobre Bioneuroemoción, pues no solo es clave en la relación que tenemos con el dinero, sino también en muchas otras facetas importantes de nuestras vidas.

Saludos.

Laura López


¡Compartir es vivir!


Top 3 artículos recomendados



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *