Estrategias de inversión. Tipos y características.

estrategias de inversión

Hay muchas estrategias de inversión, pero... ¿Cuál de ellas es la más adecuada para nuestra situación?

Cuando nos adentramos en el mundo de las inversiones, una de las mayores inquietudes que surgen está relacionada con cómo proceder, es decir, qué deberíamos hacer para tener éxito, obtener rentabilidad y, lo más importante, no perder nuestro dinero. 

Una de las principales claves pasa por definir y poner en marcha una estrategia de inversión adecuada, adaptada a tus objetivos y posibilidades como inversor, algo en lo que profundizaremos a continuación.

Por qué debes trazar una estrategia de inversión

Las estrategias de inversión son todas las planificaciones que debes llevar a cabo para definir cómo vas a invertir: dónde, cuándo, con cuánto dinero, qué límites pondrás…

Básicamente, es el plan de acción que va a marcar tu camino en el mundo de las inversiones, y que evitará decisiones espontáneas e insensatas que puedan llevarte a perder mucho dinero. 

Las estrategias de inversión en bolsa están destinadas a separar los sentimientos y las emociones del mercado, ya que estos pueden hacernos tomar decisiones precipitadas e inadecuadas en cualquier momento.

Además, una estrategia de inversión también es clave para definir determinados parámetros y controlar nuestros movimientos en el mercado, marcar límites y seguir un patrón, que será lo que nos proporcione beneficios y rentabilidad a largo plazo. 

En resumen, como en cualquier actividad que vayamos a realizar en nuestra vida, necesitamos una estrategia para invertir, un plan de acción que no se guíe por nuestras emociones o presentimientos, y que establezca una ruta clara y sencilla.

Qué aspectos tener en cuenta al trazar una estrategia

Una de las preguntas que todos nos hemos planteado en algún momento de nuestra vida es “cómo hacer crecer mi dinero”, y probablemente sea una de las más difíciles de responder. 

Está claro que la inversión es una de las vías más accesibles y efectivas para aumentar el capital de una persona, pero se puede convertir en una actividad muy complicada y poco rentable si no se empieza con buen pie.

Por ello, trazar nuestra estrategia de inversión se va a convertir en uno de los pasos clave para nuestro éxito, tanto a corto como a largo plazo, y es importante tener en cuenta determinados aspectos para que todo vaya lo mejor posible.

Para hacerlo, tenemos que fijarnos en dos factores importantes que van a determinar el enfoque y las características de nuestra estrategia:

  1. Nuestro perfil personal. Es importante que adaptemos la estrategia a nosotros mismos: expectativas, límites, cantidades, preferencias…, todo es clave para que nuestra estrategia sea personal y se ajuste perfectamente a los objetivos que pretendemos conseguir.
  2. Nuestro perfil como inversor. También tenemos que pararnos a pensar qué es lo que nos atrae dentro del mundo de la inversión y con qué estamos dispuestos a dedicar nuestro tiempo y esfuerzo, ya que escoger una estrategia de inversión equivocada puede hacer que perdamos el interés, y con ello vienen los malos resultados.

Una vez hayamos conseguido definir estos dos puntos a la perfección, toca empezar a analizar las diferentes maneras de invertir y sus características.

Esto también es fundamental, ya que, en función de los dos puntos anteriores, algunos métodos serán efectivos y otros no se ajustarán a nuestro perfil.

Por ejemplo, no es lo adecuado escoger estrategias para invertir en acciones para una persona que busca beneficios inmediatos.

Las mejores estrategias de inversión

Para elaborar un plan de inversión podemos optar por diferentes vías: elegir un método de inversión y centrarnos en él, combinar varios de ellos, variar a lo largo del tiempo....

Todo en función de nuestros objetivos y perfil como inversor. Para aclararte un poco sobre este tema, te voy a dejar las mejores estrategias de inversión de la actualidad, las más efectivas y recomendables.

Los fondos de inversión

Probablemente es una de las estrategias más elegidas por todo tipo de inversores, dada su comodidad, poca inversión de tiempo y simplicidad, además de buenos resultados a largo plazo. 

Aquí en España es común ver estrategias de inversión en el IBEX, y es que la inversión en fondos indexados, que consiste en comprar participaciones de empresas que participan en el IBEX (u otro índice bursátil) y copiar la rentabilidad del mismo, es muy habitual y suele reportar resultados excelentes a aquellos que la ponen en marcha.

Además, si tus objetivos son algo más ambiciosos, también cabe la posibilidad de invertir en fondos de gestión activa, en los que se intenta superar el índice de referencia escogido...

Dicho esto, no te lo recomiendo, se ha demostrado que la gestión pasiva supera a la activa, en más del 90% de las veces (ver estudio spiva).

En definitiva la inversión a través de fondos de inversión indexados o ETFs se caracteriza por tener un riesgo bastante bajo y ofrecer rentabilidades interesantes en el largo plazo, además de ser muy seguros, flexibles y con una gran diversificación dentro de la cartera.

Si quieres una estrategia de inversión cómoda, sencilla y con poco riesgo, no dudes en probar con los fondos de inversión o ETFs.

Dividendos

Las estrategias de inversión en acciones son, probablemente, las más conocidas por la población, y es que son muy habituales y no requieren de un esfuerzo excesivo para ponerlas en práctica. 

Básicamente, consisten en comprar acciones de compañías determinadas con el fin de mantenerlas durante un largo plazo de tiempo y cobrar los dividendos que estas reparten.

Lo complicado de este método de inversión es encontrar empresas que tengan buenas políticas de dividendos, pero una vez las tengas en tu cartera ya poseerás una garantía para el largo plazo. 

Dada la complejidad de las políticas de dividendos y lo difícil que es encontrar empresas que puedan salir rentables, te recomiendo asesoramiento profesional si quieres lanzarte a este tipo de inversión.

Value Investing

Esta estrategia de inversión consiste, a través del llamado análisis fundamental, en buscar empresas cuyo valor actual sea inferior al real, comprar acciones de las mismas y esperar a que este precio se ajuste para obtener rentabilidad de la operación

Es una estrategia más compleja y se enfoca a largo plazo, pero puede dar grandes resultados si se hace de manera correcta, como podemos ver en el caso de Warren Buffett, que ha llevado a cabo este método durante la mayor parte de su carrera y ha obtenido una rentabilidad del 13 %.

Conclusión

Estas son las principales estrategias, pero también existen diferentes métodos como las estrategias de inversión en mercado continuo, el Momentum o el Growth.

En función de tu caso individual y tus objetivos de futuro, conviene que conozcas cada estrategia para saber cuál se adapta mejor a tus necesidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *